Miércoles 1 de Febrero de 2017. Santa Brígida de Irlanda
Marcos 6. 1-6.

Jesús se fue de allí a su propia tierra, y sus discípulos fueron con él. Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga. Y muchos oyeron a Jesús, y se preguntaron admirados:
—¿Dónde aprendió este tantas cosas? ¿De dónde ha sacado esa sabiduría y los milagros que hace? ¿No es este el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no viven sus hermanas también aquí, entre nosotros?
Y no tenían fe en él. Pero Jesús les dijo:
—En todas partes se honra a un profeta, menos en su propia tierra, entre sus parientes y en su propia casa.
No pudo hacer allí ningún milagro, aparte de poner las manos sobre unos pocos enfermos y sanarlos. Y estaba asombrado porque aquella gente no creía en él.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Y yo?  … ¿creo que Jesús puede ayudarme realmente?   ¿Tengo fe en El? ¿por qué creo en El?  ¿Cómo he sentido a Jesús actuando en mi vida, en la de mis seres más cercanos?  ¿qué hechos he conocido de El actuando en mi … en mi familia … en mis amigos?         ¿Es Jesús profeta en mi tierra? … Por otro lado … ¿qué me puede faltar para ser profeta yo en mi medio? … Un profeta mira con la mirada de Dios, oye lo que Dios oye y con ello siente lo que siente Dios … ¿qué necesito para ver con los ojos de Dios … escuchar con los oídos de Dios … sentir con el corazón de Dios para hablar y denunciar la justicia con los labios de Dios?... Me pongo en campaña para ser profeta, hoy