Martes 07 de Febrero de 2017. Beato Pio IX

Marcos 7. 1-13.

Se acercaron los fariseos a Jesús, con unos maestros de la ley que habían llegado de Jerusalén. Estos, al ver que algunos discípulos de Jesús comían con las manos impuras, es decir, sin haber cumplido con la ceremonia de lavárselas, los criticaron. (Porque los fariseos y todos los judíos siguen la tradición de sus antepasados, de no comer sin antes lavarse las manos debidamente. Y cuando regresan del mercado, no comen sin antes cumplir con la ceremonia de lavarse. Y aun tienen otras muchas costumbres, como lavar los vasos, los jarros, las vasijas de metal y las camas.) Por eso, los fariseos y los maestros de la ley le preguntaron:
—¿Por qué tus discípulos no siguen la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?
Jesús les contestó:
—Bien habló el profeta Isaías acerca de lo hipócritas que son ustedes, cuando escribió:   ‘Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí.  De nada sirve que me rinda culto:  sus enseñanzas son mandatos de hombres.’  Porque ustedes dejan el mandato de Dios para seguir las tradiciones de los hombres.
También les dijo:
—Para mantener sus propias tradiciones, ustedes pasan por alto el mandato de Dios. Pues Moisés dijo: ‘Honra a tu padre y a tu madre’, y ‘El que maldiga a su padre o a su madre, será condenado a muerte.’ Pero ustedes afirman que un hombre puede decirle a su padre o a su madre: ‘No puedo ayudarte, porque todo lo que tengo es corbán’ (es decir: “ofrecido a Dios”); y también afirman que quien dice esto ya no está obligado a ayudar a su padre o a su madre. De esta manera ustedes anulan la palabra de Dios con esas tradiciones que se trasmiten unos a otros. Y hacen otras muchas cosas parecidas.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Repaso aquellas tradiciones de nuestra vida en la religión… Repaso también la forma en que vivimos … Dios quiere estar en lo cotidiano de nosotros, quiere que los encontremos en todas las personas y en todas las cosas … , Reflexionemos sobre si me encuentro yo con Dios en todas las cosas … Si la respuesta es afirmativa: ¿cómo se nota? … ¿con qué cosa?… Si es negativa, le pido a Dios me ayude a encontrarlo en cada cosa, en cada situación de mi vida. …  ¿Me encuentro con El en las personas? … ¿En quiénes si?, ¿en quiénes no? … ¿cómo poder encontrarlo presente en todos? …  Dios quiere que yo lo tenga presente en mi vida cotidiana y que el amor y el servicio sean más importantes que los ritos… ¿Es así?  Le pido al Señor me ayude a no caer en tradiciones farisaicas.