Viernes 17 de Febrero de 2017. Santos Fundadores de la orden Siervos de María

Marcos 8. 34; 9. 1. 

Luego Jesús llamó a sus discípulos y a la gente, y dijo:
—Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía y por aceptar el evangelio, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? O también, ¿cuánto podrá pagar el hombre por su vida? Pues si alguno se avergüenza de mí y de mi mensaje delante de esta gente infiel y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga con la gloria de su Padre y con los santos ángeles.
Jesús también les dijo:
—Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán hasta que vean el reino de Dios llegar con poder.
---------------------------------------------------------------------------------
Jesús nos pide que nos olvidemos de nosotros mismos, … ¿Cómo hemos notado en nuestra vida que hemos podido renunciar a los criterios humanos para seguir los de Dios?... ¿Cuál es nuestra cruz? … ¿Qué cargamos en nuestra vida por la felicidad de otros? … ¿Qué nos cuesta llevar, pero que es para mayor servicio de otras personas? … Finalmente, ¿Cuándo hemos podido dar testimonio de nuestro seguimiento de Jesús aunque se puedan burlar de nosotros? … ¿Nos  ha ocurrido? … ¿Cuándo? … ¿Con quien?