Domingo 19 de Febrero de 2017. Séptimo  del Tiempo Ordinario

Mateo  5. 38-48

“Ustedes han oído que se dijo: ‘Ojo por ojo y diente por diente.’ Pero yo les digo: No resistas al que te haga algún mal; al contrario, si alguien te pega en la mejilla derecha, ofrécele también la otra. Si alguien te demanda y te quiere quitar la camisa, déjale que se lleve también tu capa. Si te obligan a llevar carga una milla, llévala dos. A cualquiera que te pida algo, dáselo; y no le vuelvas la espalda al que te pida prestado.
“También han oído que se dijo: ‘Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.’ Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, y oren por quienes los persiguen. Así ustedes serán hijos de su Padre que está en el cielo; pues él hace que su sol salga sobre malos y buenos, y manda la lluvia sobre justos e injustos. Porque si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué premio recibirán? Hasta los que cobran impuestos para Roma se portan así. Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los paganos se portan así. Sean ustedes perfectos, como su Padre que está en el cielo es perfecto.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Recordemos las veces en que nos hemos dejado llevar por el criterio de “ojo por ojo”? … ¿con quién? … ¿porqué? … Recordemos cuando nos lo han aplicado a nosotros … Meditemos sobre como la venganza o la represalia es una acción que ronda en nuestras vidas ... Jesús nos invita a “poner la otra mejilla” a devolver bien por mal … ¿Qué sentimos? … le pedimos ayuda a El para poder ser fieles seguidores de su estilo de vida.
¿Quién podría ser nuestro enemigo? … ¿quién nos ha hecho mal a nosotros  o a nuestros seres queridos? … Jesús nos pide amarle a él o a ella. … ¿difícil? … ¿imposible? … ¿estamos muy heridos(as)? … Para Dios nada es imposible … El perdón es el punto de partida … el amor la meta. ¿porqué no intentarlo? … Intentemos hoy rezar por esas personas que nos han herido … se las encomendamos al Señor y le pedimos ayuda para encaminarnos a la perfección a la que nos invita Jesús.