Martes 21 de Febrero de 2017. San Pedro Damián

  Marcos 9.30-37.

Cuando se fueron de allí, pasaron por Galilea. Pero Jesús no quiso que nadie lo supiera, porque estaba enseñando a sus discípulos. Les decía:
—El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; pero tres días después resucitará.
Ellos no entendían lo que les decía, y tenían miedo de preguntarle.
Llegaron a la ciudad de Cafarnaúm. Cuando ya estaban en casa, Jesús les preguntó:
—¿Qué venían discutiendo ustedes por el camino?
Pero se quedaron callados, porque en el camino habían discutido quién de ellos era el más importante. Entonces Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo:
—Si alguien quiere ser el primero, deberá ser el último de todos, y servirlos a todos.
Luego puso un niño en medio de ellos, y tomándolo en brazos les dijo:
—El que recibe en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, no solamente a mí me recibe, sino también a aquel que me envió. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Y nosotros … ¿hemos caído también en la tentación de querer tener privilegios?  ¿Cuándo? … ¿Cómo? … En nuestro trabajo o estudios, en nuestra casa, en nuestra comunidad o  grupo de amigos --- ¿dónde hemos tratado de tener privilegios? … Por otro lado, ¿Qué tienen los niños que nosotros debiéramos imitar?  … ¿Qué de los niños nos falta a nosotros?   … ¿Qué cambio en nuestra vida podrá hacer que nuestro servicio sea más efectivo y más afectivo? … ¿qué de nuestro actuar y proceder es reflejo del evangelio? … ¿para quienes lo que hacemos es buena noticia? … ¿dónde hay más amor y misericordia en nosotros para los que nos rodean?