Viernes 24 de Febrero de 2017. San Rubén y Sergio

Marcos 10. 1-12. 

Jesús salió de Cafarnaúm y fue a la región de Judea y a la tierra que está al oriente del Jordán. Allí volvió a reunírsele la gente, y él comenzó de nuevo a enseñar, como tenía por costumbre. Algunos fariseos se acercaron a Jesús y, para tenderle una trampa, le preguntaron si al esposo le está permitido divorciarse de su esposa. Él les contestó:
—¿Qué les mandó a ustedes Moisés?
Dijeron:
—Moisés permitió divorciarse de la esposa dándole un certificado de divorcio.
Entonces Jesús les dijo:
—Moisés les dio ese mandato por lo tercos que son ustedes. Pero en el principio de la creación, ‘Dios los creó hombre y mujer. Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona.’ Así que ya no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido.
Cuando ya estaban en casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre este asunto. Jesús les dijo:
—El que se divorcia de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera; y si la mujer deja a su esposo y se casa con otro, también comete adulterio.
---------------------------------------------------------------------------------
Nuestra  oración de hoy por todos nuestros hermanos que están teniendo problemas en su matrimonio, para que lo puedan superar con amor y verdad. Nuestra  oración de hoy por todos nuestros hermanos que no han podido superar sus dificultades y se han separado de su cónyuge, para que los problemas que los separaron no engendren odio y que los hijos, si los hubieron, sigan sintiendo el amor de padre y madre. Y que aún cuando estén separados sientan el amor de nuestro Dios misericordioso y de nuestra Iglesia donde  los queremos más integrados que separados. Nuestra oración de hoy por los jóvenes que quieren emprender un camino juntos, para que lo disciernan con el Señor y su decisión sea bendecida por Dios. Nuestra  oración hoy por quienes viven en paz su relación matrimonial para que su testimonio ayude a perseverar y sea un ejemplo a seguir de como dejando actuar el amor divino de Dios es posible superar las dificultades humana y también por aquellos que por diversas circunstancias habiendo fracasado en un primer matrimonio han vuelto a construir una familia sustentada en los valores evangélicos, para que sientan que lo fundamental  en Dios es el amor y la misericordia. El por sobre todo les ama y perdona y anhela  que mantengan la fe y la esperanza superando sentimientos discriminatorios. Para que puedan sentir que el amor de Dios es tan grande y El es tan poderoso que no hay nada que no pueda perdonar.