Martes 21 de Marzo de 2017. Santa Eugenia

Mateo 18. 21-35.

Entonces Pedro fue y preguntó a Jesús:
—Señor, ¿cuántas veces deberé perdonar a mi hermano, si me hace algo malo? ¿Hasta siete?
Jesús le contestó:
—No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
“Por esto, sucede con el reino de los cielos como con un rey que quiso hacer cuentas con sus funcionarios. Estaba comenzando a hacerlas cuando le presentaron a uno que le debía muchos millones. Como aquel funcionario no tenía con qué pagar, el rey ordenó que lo vendieran como esclavo, junto con su esposa, sus hijos y todo lo que tenía, para que quedara pagada la deuda. El funcionario se arrodilló delante del rey, y le rogó: ‘Tenga usted paciencia conmigo y se lo pagaré todo.’ Y el rey tuvo compasión de él; así que le perdonó la deuda y lo puso en libertad.
“Pero al salir, aquel funcionario se encontró con un compañero suyo que le debía una pequeña cantidad. Lo agarró del cuello y comenzó a estrangularlo, diciéndole: ‘¡Págame lo que me debes!’ El compañero, arrodillándose delante de él, le rogó: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo.’ Pero el otro no quiso, sino que lo hizo meter en la cárcel hasta que le pagara la deuda. Esto dolió mucho a los otros funcionarios, que fueron a contarle al rey todo lo sucedido. Entonces el rey lo mandó llamar, y le dijo: ‘¡Malvado! Yo te perdoné toda aquella deuda porque me lo rogaste. Pues tú también debiste tener compasión de tu compañero, del mismo modo que yo tuve compasión de ti.’ Y tanto se enojó el rey, que ordenó castigarlo hasta que pagara todo lo que debía.”
Jesús añadió:
—Así hará también con ustedes mi Padre celestial, si cada uno de ustedes no perdona de corazón a su hermano.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Recordemos cuando hemos sentido  la misericordia de Dios en nuestra vida.  … ¿qué sentimos que fue algo en qué fallamos y El nos lo ha perdonado? … (No hay nada que Dios no pueda perdonar, su misericordia es infinita como infinito es el amor que nos tiene) .. ¿Cuál ha sido entonces la medida de su perdón ante nuestra falta? … Le damos gracias … Nos quedamos un rato, simplemente diciéndole  ¡ gracias Señor ! … Recordemos también aquellas situaciones y personas de quienes hemos sentido ofensas, traiciones, engaños. …  ¿qué nos cuesta perdonar? … ¿con quienes creemos que es muy difícil perdonarles? … Traigamos sus rostros y sus nombres a nuestra oración.  Se los presentamos al Señor … Ellos y ellas nos han hecho daño … que complicado es perdonarles. Recordemos la parte del Padre Nuestro que dice “perdónanos nuestras ofensas como también perdonamos a quienes nos ofenden”. … Dios ya nos perdonó, … y nosotros? … ¿cómo comenzar un proceso de perdón con ellos y ellas? … partamos pidiéndole al Señor por ellos, para que estén bien, que Dios les ayude a ser felices …. Puede ser un buen inicio de un proceso de sanación de esas heridas … intentémoslo. …Por otro lado, ¿dónde podemos ser agente de perdón? … ¿a quién podemos ayudar a perdonar? … ¿quiénes pueden requerir de nuestra participación para reconciliarse?. Si todos nos ayudamos en esto seremos mucho más felices … esa es una muy Buena Noticia que nos ha traído Jesús. Gracias Señor!!