Viernes 31 de Marzo de 2017. San Benjamín, Santa Sabina

Juan 7. 1-2. 10. 14. 25-30 

Después de esto, Jesús andaba por la región de Galilea. No quería estar en Judea, porque allí los judíos lo buscaban para matarlo. Pero como se acercaba la fiesta de las Enramadas, una de las fiestas de los judíos
Pero después que se fueron sus hermanos, también Jesús fue a la fiesta, aunque no públicamente, sino casi en secreto. 
Hacia la mitad de la fiesta, Jesús entró en el templo y comenzó a enseñar. Los judíos decían admirados:
Algunos de los que vivían en Jerusalén comenzaron entonces a preguntar:
—¿No es a este al que andan buscando para matarlo? Pues ahí está, hablando en público, y nadie le dice nada. ¿Será que las autoridades creen de veras que este hombre es el Mesías? Pero nosotros sabemos de dónde viene este; en cambio, cuando venga el Mesías, nadie sabrá de dónde viene.
Al oir esto, Jesús, que estaba enseñando en el templo, dijo con voz fuerte:
—¡Así que ustedes me conocen y saben de dónde vengo! Pero no he venido por mi propia cuenta, sino que vengo enviado por uno que es digno de confianza y a quien ustedes no conocen. Yo lo conozco porque procedo de él, y él me ha enviado.
Entonces quisieron arrestarlo, pero ninguno le echó mano porque todavía no había llegado su hora. 
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿y si Jesús se manifestara hoy? … ¿si enseñara la palabra de Dios … le reconoceríamos? … ¿cuántas veces Jesús se habrá manifestado en nuestra vida y no le he reconocido como tal? … ¿qué mensaje podría traer hoy El? … ¿contra qué se rebelaría? … ¿qué es lo que menos le gustaría de nuestra sociedad? … ¿qué denunciaría? … ¿a qué me invitaría? … Lo más probable es que muchos no estarían de acuerdo y querrían silenciarlo … Le pedimos hoy a Dios poder reconocer su palabra en nuestra  vida … en nuestro  mundo … en nuestro entorno … ¿a qué nos invita Jesús, hoy?