Lunes 1  de Mayo de 2017.  San José Obrero
Mateo 13,54-58

Un día se fue a su pueblo y enseñó a la gente en su sinagoga. Todos quedaban maravillados y se preguntaban: 
¿De dónde le viene esa sabiduría? ¿Y de dónde esos milagros?  ¿No es éste el hijo del carpintero? ¡Pero si su madre es María, y sus hermanos son Santiago, y José, y Simón, y Judas!  Sus hermanas también están todas entre nosotros, ¿no es cierto? ¿De dónde, entonces, le viene todo eso? 
Ellos se escandalizaban y no lo reconocían. Entonces Jesús les dijo: 
Si hay un lugar donde un profeta es despreciado, es en su patria y en su propia familia. 
Y como no creían en él, no hizo allí muchos milagros.  
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Hoy es el día del trabajo. Contemplemos nuestro trabajo cotidiano, en la casa, en los estudios o donde nos toca desempeñarnos. Reflexionemos sobre la importancia del trabajo en nuestra vida. Oremos por los que trabajan con nosotros. Pidamos especialmente por los que no tienen trabajo, por los que se sienten explotados en sus trabajos. ¿Qué podemos hacer nosotros para mejorar en esto? … ¿Cuál puede ser nuestro aporte,  pequeño, puntual, pero aporte?
En este día especial, oremos especialmente por todos los trabajadores del mundo, especialmente por los más humildes, por los más despreciados, por los que más sufren injusticias. Se los presentamos al Señor ... pidamos por ellos ... para que Cristo resucitado, hijo de carpintero, sea su esperanza