Martes 2 de Mayo de 2017. San Atanasio
Juan 6,30-35

Le preguntaron entonces:
—¿Qué señal puedes darnos, para que al verla te creamos? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: ‘Les dio a comer pan del cielo.’
Jesús les contestó:
—Les aseguro que no fue Moisés quien les dio a ustedes el pan del cielo, sino que mi Padre es quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan que Dios da es el que ha bajado del cielo y da vida al mundo.
Ellos le pidieron:
—Señor, danos siempre ese pan.
Y Jesús les dijo:
—Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí, nunca tendrá hambre; y el que cree en mí, nunca tendrá sed. 
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Cuántas veces hemos acudido a Jesús detrás de milagros? ... ¿Cuántas veces queremos seguir a quien cura enfermos, da trabajo y anima a los amargados? … Meditemos sobre el Jesús que nos abre las puertas de la Vida Eterna ... aquel que resucitado venció a la muerte ... aquella vida donde no hay hambre ni sed ...  ¿En qué situaciones concretas de nuestra vida nos parece ya estar viviendo esa experiencia prometida por Jesús? … Nuestra fe en Jesucristo, ¿qué hambre a quitado por completo, ... qué sed ha saciado totalmente?