Jueves 4 de Mayo de 2017. San Carlos Rodríguez
Juan 6,44-51

 Nadie puede venir a mí, si no lo trae el Padre, que me ha enviado; y yo lo resucitaré en el día último. En los libros de los profetas se dice: ‘Dios instruirá a todos.’ Así que todos los que escuchan al Padre y aprenden de él, vienen a mí.
“No es que alguno haya visto al Padre; el único que lo ha visto es el que procede de Dios. Les aseguro que quien cree, tiene vida eterna. Yo soy el pan que da vida. Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto, y a pesar de ello murieron; pero yo hablo del pan que baja del cielo; quien come de él, no muere. Yo soy ese pan vivo que ha bajado del cielo; el que come de este pan, vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi propia carne. Lo daré por la vida del mundo.”
----------------------------------------------------------------------------------------------------
Comer del pan vivo bajado del cielo ... Comulgar en el cuerpo de Jesús. … Hacerse uno con El.  … Meditemos sobre el sentido que tiene para nosoros la Eucaristía. … ¿Cómo se demuestra que nos hemos alimentado y hemos digerido del Pan de Vida que viene del cielo?  …  ¿Qué sentimientos despierta en nosotros comer del pan vivo que nos da vida eterna?.  … Hay algunos para los que la comunión ha pasado a ser una liturgia rutinaria. …  ¿es nuestro caso?   …   Hay quienes se han alejado de la Eucaristía. …  ¿es nuestro caso? … ¿porqué?  … Hay quienes se sienten inhabilitados para acceder a comulgar el pan de Vida. … ¿es nuestro caso? … ¿Qué nos diría Jesús, hoy, sobre esto?