Lunes 8  de Mayo de 2017.  Nuestra Señora de Luján
Juan 10. 11-18

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; pero el que trabaja solamente por la paga, cuando ve venir al lobo deja las ovejas y huye, porque no es el pastor y porque las ovejas no son suyas. Y el lobo ataca a las ovejas y las dispersa en todas direcciones. Ese hombre huye porque lo único que le importa es la paga, y no las ovejas.
–“Yo soy el buen pastor. Así como mi Padre me conoce a mí y yo conozco a mi Padre, así también yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí. Yo doy mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil; y también a ellas debo traerlas. Ellas me obedecerán, y formarán un solo rebaño, con un solo pastor.
“El Padre me ama porque yo doy mi vida para volverla a recibir. Nadie me quita la vida, sino que yo la doy por mi propia voluntad. Tengo el derecho de darla y de volver a recibirla. Esto es lo que me ordenó mi Padre.”
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿En qué momentos en nuestra  vida hemos sentido a Jesús como el Pastor que está dispuesto a entregarlo todo por nuestra felicidad, para que tengamos vida plena?. … Repasemos nuestra vida, con sus momentos felices y tristes … Jesús, nuestro Pastor siempre nos ha acompañado … su amor es   incondicional … ¿Qué sentimos ante esa realidad? … Pensemos en quienes están lejos de El … sin fe … recuerdo sus rostros … pronuncio sus nombres … ¿nos gustaría que se unieran y formaran junto con nosotros un solo rebaño de seguidores de Jesús?. ¿qué podríamos hacer para que ellos se interesen en conocer algo más de Jesús? … ¿Cómo poder entusiasmarlos? Nuestro testimonio de vida puede ser un camino… ¿Nos ven a nosotros felices, portadores de una Buena Noticia? … Por allí podría ser un comienzo de evangelización… Le pedimos ayuda al Buen Pastor para esta hermosa misión.