Martes 16 de Mayo de 2017. San Luis Orione
Juan 14. 27-31a

“Les dejo la paz. Les doy mi paz, pero no se la doy como la dan los que son del mundo. No se angustien ni tengan miedo. Ya me oyeron decir que me voy y que vendré para estar otra vez con ustedes. Si de veras me amaran, se habrían alegrado al saber que voy al Padre, porque él es más que yo. Les digo esto de antemano para que, cuando suceda, entonces crean.
“Ya no hablaré mucho con ustedes, porque viene el que manda en este mundo. Aunque no tiene ningún poder sobre mí así tiene que ser, para que el mundo sepa que yo amo al Padre y que hago lo que él me ha mandado.
“Levántense. Vámonos de aquí.
---------------------------------------------------------------------------------
Recordemos lo que hemos sentido en nuestros encuentros con el Señor. … Recordemos esa paz interior que hemos sentido… Recordemos como se han disipado los temores y las angustias. ¿qué tiene de diferente la paz que nos da Jesús con la paz que podemos percibir a nuestro alrededor? … ¿es la paz de Jesús, solamente la no violencia o el sosiego? … ¿qué creemos que podríamos hacer para recibir, sentir y vivir esa paz de Jesús? … ¿porqué no empezar ya?