Jueves 18 de Mayo de 2017. San Juan I, papa
Juan 15. 9-11

Yo los amo a ustedes como el Padre me ama a mí; permanezcan, pues, en el amor que les tengo. Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
“Les hablo así para que se alegren conmigo y su alegría sea completa.
---------------------------------------------------------------------------------
Recorramos nuestra vida de fe … ¿está orientada al sacrificio y nos entristece o todo lo contrario? … ¿Cuándo nuestras  experiencias de fe han sido alegres? ¿Es nuestra  oración triste, culposa y nos deja preocupados? … ¿Es nuestra oración fiesta y nos llena de alegría? … ¿Seguir el mensaje evangélico nos encamina a la felicidad o la tristeza es inevitable en este “valle de lágrimas”? … ¿cómo se cumple en nuestra oración el anhelo de Jesús de que nuestra alegría sea completa? … Recordemos las palabras del padre Hurtado: “Contento, Señor contento” y “un santo triste es un triste santo” … Dejémonos   estar un rato simplemente tratando de sentir el amor de Dios