Lunes 5  de Junio de 2017.  San Bonifacio
Marcos 12.  1-12

Jesús comenzó a hablarles por medio de parábolas. Les dijo: “Un hombre plantó un viñedo y le puso un cerco; preparó un lugar donde hacer el vino y levantó una torre para vigilarlo todo. Luego alquiló el terreno a unos labradores y se fue de viaje. A su debido tiempo, mandó un criado a pedir a los labradores la parte de la cosecha que le correspondía. Pero ellos le echaron mano, lo golpearon y lo enviaron con las manos vacías. Entonces el dueño mandó otro criado, pero a este lo hirieron en la cabeza y lo insultaron. Mandó a otro, y a este lo mataron. Después mandó a otros muchos; y a unos los golpearon y a otros los mataron.
“Todavía le quedaba uno: su propio hijo, a quien quería mucho. Por último lo mandó a él, pensando: ‘Sin duda, respetarán a mi hijo.’ Pero los labradores se dijeron unos a otros: ‘Este es el que ha de recibir la herencia; matémoslo, y será nuestra la propiedad.’ Así que lo agarraron, lo mataron y arrojaron el cuerpo fuera del viñedo.
“¿Y qué creen ustedes que hará el dueño del viñedo? Pues irá y matará a esos labradores, y dará el viñedo a otros.
“¿No han leído ustedes la Escritura? Dice: ‘La piedra que los constructores despreciaron se ha convertido en la piedra principal.
Esto lo hizo el Señor,  y estamos maravillados.’ ”
Quisieron entonces arrestar a Jesús, porque sabían que había usado esta parábola contra ellos. Pero como tenían miedo de la gente, lo dejaron y se fueron.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Cómo se puede aplicar esta parábola en nuestra vida? … Recorramos todo aquello que es regalo de Dios … ¿qué nos ha regalado? …Pensemos en la libertad que tenemos … nuestra memoria … nuestra capacidad de entender … nuestra voluntad … todo lo que tenemos y poseemos … Todo es regalo de Dios. ¿Cuántas veces nos apropiamos de ello como si fuera mérito nuestro? … recordemos cuando nos ha pasado … que nos hemos envanecido por lo que tenemos y que en realidad ha sido puro regalo de Dios.  Nos preparamos para ofrecérselo a El … solo le pedimos su amor y gracia … que eso nos basta.