Viernes 9 de Junio de 2017. San Efrén
Marcos 12. 35-37

Jesús estaba enseñando en el templo, y preguntó:
—¿Por qué dicen los maestros de la ley que el Mesías desciende de David? Pues David mismo, inspirado por el Espíritu Santo, dijo: ‘El Señor dijo a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que yo ponga a tus enemigos debajo de tus pies.’  ¿Pero cómo puede el Mesías descender de David, si David mismo lo llama Señor? 
La gente, que era mucha, escuchaba con gusto a Jesús.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jesús, verdadero hombre, descendiente de David, pero al mismo tiempo  verdadero Dios, el Hijo en la Santísima Trinidad. Reflexionemos hoy sobre esta doble esencia de Jesús. Seguir a Jesús como hombre… hacernos amigo de él… y al mismo tiempo reconocer su divinidad, es El Señor, transformarnos de amigos a discípulos. ¿Cómo sentimos esta relación con El? … ¿En qué se nota que El es nuestro amigo? … ¿Cómo se nos nota que somos  sus discípulos?