Sábado 15 de Julio de 2017. San Buenaventura
Mateo 10. 24-33

 24 El discípulo no es más que el maestro ni el servidor más que su dueño. 25 Al discípulo le basta ser como su maestro y al servidor como su dueño. Si al dueño de casa lo llamaron Belzebul, ¡cuánto más a los de su casa! 26 No les teman. No hay nada oculto que no deba ser revelado, y nada secreto que no deba ser conocido. 27 Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo en pleno día; y lo que escuchen al oído, proclámenlo desde lo alto de las casas. 28 No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena. 29 ¿Acaso no se vende un par de pájaros por unas monedas? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae en tierra, sin el consentimiento del Padre que está en el cielo. 30 Ustedes tienen contados todos sus cabellos. 31 No teman entonces, porque valen más que muchos pájaros. 32 Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. 33 Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres.
 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------
El Señor nos llama a proclamar la buena noticia que Él trajo. A repetir lo que de Él hemos aprendido.... Sin miedo... Sin temores... ¿En qué momentos lo hemos logrado?... ¿Qué nos puede faltar para atrevernos más a extender su mensaje? ... ¿Con qué obras y acciones proclamamos el evangelio? ... ¿Qué más podemos hacer en este sentido?  ... ¿Qué es lo que el Señor nos puede estar pidiendo al respecto?