Miércoles 2 de Agosto de 2017. Nta. Sra. De los Ángeles

Mateo 13. 44-46 

44 El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo.
 45 El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; 46 y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró.

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Recordemos aquellos momentos de mayor intimidad con el Señor. ... Cuando lo hemos  sentido muy cerca ... Cuando lo hemos encontrado probablemente sin andar buscándolo …  Recordemos cuando lo hemos descubierto actuando en nosotros. ... Recordemos cuando lo hemos sentido presentes en nuestra vida. ... Cuando lo hemos visto en alguna persona cercana ... Cuando se ha encarnado en nosotros, …  en ese servicio ... en ese acto de amor ... en esa mano tendida ... ¿Puede haber algo mayor que esos momentos? … ¿Cómo multiplicarlos?  ¿Cómo hacerlos más frecuentes? ¿Cómo hacerlos que perduren mayor tiempo en nuestra vida?