Domingo 3 de Septiembre de 2017. 22° del Tiempo Ordinario

Mateo 16. 21-27 

21 Desde aquel día, Jesús comenzó a anunciar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, y sufrir mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar al tercer día. 22 Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo: "Dios no lo permita, Señor, eso no sucederá". 23 Pero él, dándose vuelta, dijo a Pedro: "¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Tú eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres".
 24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí
mismo, que cargue con su cruz y me siga. 25 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará. 26 ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida? 27 Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre, rodeado de sus ángeles, y entonces pagará a cada uno de acuerdo con sus obras.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

   Seguir fielmente  a Jesús está normalmente a contra corriente con  nuestra sociedad. Riquezas, poder, competitividad en contraparte con pobreza, humildad y solidaridad. ¿Qué es lo que más nos complica de los valores del mundo que chocan con los del Evangelio? ¿De qué forma estamos  ganando cosas en este mundo temporal que contradicen con lo que se requiere para gozar de la vida eterna que anuncia Jesús?. Le pedimos ayuda hoy al Señor para poner nuestras  prioridades en su estilo de vida en lugar de las de nuestra sociedad egoísta e injusta.