Jueves 5 de Octubre de 2017. San Froilán y Santa Flor

Lucas 10. 1-12 

1 Después de esto, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. 2 Y les dijo: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. 3 ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. 4 No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. 5 Al entrar en una casa, digan primero: "¡Que descienda la paz sobre esta casa!". 6 Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. 7 Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. 8 En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; 9 curen a sus enfermos y digan a la gente: "El Reino de Dios está cerca de ustedes". 10 Pero en todas las ciudades donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan: 11 "¡Hasta el polvo de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo, que el Reino de Dios está cerca". 12 Les aseguro que en aquel Día, Sodoma será tratada menos rigurosamente que esa ciudad
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿cuál será la misión que el Señor nos pide hoy?  ...  ¿a dónde hay que ir a cosechar?  ... Revisemos las posibilidades de vida apostólica que se nos presenta, en nuestro barrio ... en nuestra ciudad ... en nuestro trabajo o estudio ... en nuestra familia ... ¿dónde sentimos mayor paz?  … ¿quiénes estarán esperando el mensaje de paz que Jesús nos envía?  ... ¿qué personas necesitan de nosotros para sanarse? ... Abramos la mirada y el corazón ... Hay personas muy cerca de nosotros que necesitan darse cuenta que el Reino de Dios ha llegado a ellos. ... Pensemos en esas personas ... las traemos a nuestra oración ...  ¿dónde encontramos más paz?  ... Se las presentamos al Señor para que confirme nuestro sentir.