Lunes 6 de Noviembre de 2017.  San Leonardo de Noblac

Lucas 14. 1,12-14 

1 Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. 12 Después dijo al que lo había invitado: "Cuando des un almuerzo o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos, no sea que ellos te inviten a su vez, y así tengas tu recompensa. 13 Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los paralíticos, a los ciegos. 14 ¡Feliz de ti, porque ellos no tienen cómo retribuirte, y así tendrás tu recompensa en la resurrección de los justos!".
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Contemplemos nuestra vida. ¿A quiénes dedicamos nuestro tiempo? … ¿A quiénes servimos más?  … ¿Cuáles son las personas hacia quienes va dirigida nuestra acción? … ¿Pueden esas personas retribuir de alguna forma nuestro servicio?  … (en la casa, en el barrio, en el trabajo, en los estudios, etc.) ¿A quiénes podríamos servir gratuitamente?  …  ¿Quiénes no tienen como retribuir nuestro trabajo? … ¿por qué no dedicarle tiempo y esfuerzo a ellos, aunque no sea “rentable”?  … ¿por dónde empezar?  … ¿A quiénes servir con más ganas?