Lunes 18 de Diciembre de 2017.  N. Sra. De la Esperanza

Mateo 1. 18-24 

18 Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. 19 José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. 20 Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: "José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. 21 Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados". 22 Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: 23 La Virgen concebirá  y dará a luz un hijo a quien pondrán  el nombre de Emanuel,  que traducido significa: "Dios con nosotros".  24 Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa,

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Contemplemos a José, ¿cómo lo vemos? … su rostro … su mirada … ¿cómo sería su voz? … su amor por María.  ¡cuánto la amaba! … mucho la amaba …  cómo por amor aceptó todo … creyó todo y protegió a María con discreción … ¿Cuándo nos ha tocado a actuar con discreción, simplemente por amor, para proteger a otra persona? … Pongámonos en el lugar de José. …  ¿qué habríamos hecho? …  ¿Cómo habríamos reaccionado? … ¿A quiénes estamos llamados(as) a acoger para que no sean enjuiciados(as) injustamente? … ¿Quiénes dependen de nosotros y si los acogemos se librarán de pasarla mal?  Pensemos en nuestros hijos, en nuestros hermanos(as), en nuestros padres, en nuestros amigos(as) más cercanos