Miércoles 27 de Diciembre de 2017. San Juan apóstol y evangelista

Juan 20. 2-8 

2 Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: "Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto". 3 Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. 4 Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes. 5 Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. 6 Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo 7 y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte. 8 Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él vio y creyó.

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------

El niño que recordamos que nació esta semana en Belén sufrirá la muerte en la cruz, pero resucitará.  …Vencerá a los poderosos y vive para siempre. … ¿Qué sentimos ante esta realidad que comprobaron María, Juan, Pedro y tantos otros? … Cuándo  nos ha ocurrido en nuestra vida que hay situaciones difíciles que finalmente se arreglan casi milagrosamente. Lo que parecía muerto  está vivo, lo que parecía imposible está ocurriendo … y nos pasa como  a los apóstoles, ser testigos de algo increíble. ¿De qué podemos dar testimonio? … ¿qué situación de vida ha tenido un vuelco espectacular? … ¿dónde y con quiénes hemos sido testigos que la luz vence a la oscuridad y la vida vence a la muerte?