Domingo 7  de Enero de 2018. Epifanía del Señor.

Mateo 2. 1-12

1 Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén 2 y preguntaron: "¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo". 3 Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. 4 Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. 5 "En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: 6 Y tú, Belén, tierra de Judá,  ciertamente no eres la menor  entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel".  7 Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, 8 los envió a Belén, diciéndoles: "Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje". 9 Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. 10 Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, 11 y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. 12 Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jesús se manifiesta a todos, a católicos, cristianos de distintas religiones. A todo el que lo reconozca como Rey del reinado de Dios. Fue objeto de adoración de estos sabios orientales que llegan a Belén desde distintos lugares y distintas culturas.  Con este espíritu ecuménico nos acercamos al pesebre para adorar a este niño que significará tanto para nuestra vida espiritual. … ¿Cómo se ha manifestado en nuestra vida Jesús? … ¿Cuándo podemos decir que lo hemos sentido actuando en nosotros? … ¿No nos  dan ganas de adorarlo como los sabios del Oriente?