Viernes 26 de Enero de 2018. San Timoteo y Tito, obispos

Lucas 10. 1-9. 

1 Después de esto, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. 2 Y les dijo: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. 3 ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. 4 No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. 5 Al entrar en una casa, digan primero: "¡Que descienda la paz sobre esta casa!". 6 Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. 7 Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. 8 En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; 9 curen a sus enfermos y digan a la gente: "El Reino de Dios está cerca de ustedes".

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿cuál será la misión que el Señor nos pide hoy?  ...  ¿a dónde habrá que ir a cosechar?  ... Revisemos las posibilidades de vida apostólica que se nos presenta, en nuestro barrio ... en nuestra ciudad ... en nuestro trabajo o estudio ... en nuestra familia ... en nuestra casa  … con los más cercanos … ¿dónde sentimos mayor paz? …¿quiénes estarán esperando el mensaje de paz que Jesús nos envía a dar?  ... ¿qué personas necesitan de nosotros para sanarse? ... Abramos la mirada y el corazón ... Hay personas muy cerca de nosotros que necesitan darse cuenta que el Reino de Dios ha llegado a ellos. ... Pensemos en esas personas … traigámosla a nuestra oración ...  ¿dónde encontramos más paz?  ... Se los presentamos al Señor para que confirme nuestro sentir.