Miércoles 16 de Mayo de 2018. San Luis Orione
Juan 17, 1.  11b -19

1 Después de hablar así, Jesús levantó los ojos al cielo, diciendo: "Padre, ha llegado la hora:
 glorifica a tu Hijo para que el Hijo te glorifique a ti, 11b Padre santo, cuídalos en tu Nombre –el Nombre que tú me diste– para que sean uno, como nosotros. 12 Mientras estaba con ellos, yo los cuidaba en tu Nombre –el Nombre que tú me diste– yo los protegía y no se perdió ninguno de ellos, excepto el que debía perderse, para que se cumpliera la Escritura. 13 Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto. 14 Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 15 No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno. 16 Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 17 Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. 18 Así como tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo. 19 Por ellos me consagro, para que también ellos sean consagrados en la verdad.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jesús nos envía a actuar en el mundo, … en lo cotidiano, … en nuestro trabajo, … en nuestros estudios, … en nuestro barrio, en nuestro grupo de amigos, en nuestra familia, en nuestra casa, etc. … ¿A qué nos sentimos enviados? … ¿qué querrá el Señor que hagamos? … ¿Qué cosas concretas?  … Jesús habla siempre de amor, de perdón y de servicio ¿a quiénes podemos amar más,  a quiénes necesitamos perdonarles,  quiénes pueden necesitar de nuestro servicio, a quiénes podemos ayudar? … Por allí puede estar el envío de Jesús …  ¿cómo llevarlo a cabo concretamente? …