Domingo 10 de junio de 2018. Décimo domingo del tiempo ordinario
Marcos 3, 20-35

20 Jesús regresó a la casa, y de nuevo se juntó tanta gente que ni siquiera podían comer. 21 Cuando sus parientes se enteraron, salieron para llevárselo, porque decían: "Es un exaltado". 22 Los escribas que habían venido de Jerusalén decían: "Está poseído por Belzebul y expulsa a los demonios por el poder del Príncipe de los demonios". 23 Jesús los llamó y por medio de comparaciones les explicó: "¿Cómo Satanás va a expulsar a Satanás? 24 Un reino donde hay luchas internas no puede subsistir. 25 Y una familia dividida tampoco puede subsistir. 26 Por lo tanto, si Satanás se dividió, levantándose contra sí mismo, ya no puede subsistir, sino que ha llegado a su fin. 27 Pero nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata. Sólo así podrá saquear la casa. 28 Les aseguro que todo será perdonado a los hombres: todos los pecados y cualquier blasfemia que profieran. 29 Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón jamás: es culpable de pecado para siempre". 30 Jesús dijo esto porque ellos decían: "Está poseído por un espíritu impuro". 31 Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar. 32 La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: "Tu madre y tus hermanos te buscan ahí afuera". 33 Él les respondió: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?". 34 Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: "Estos son mi madre y mis hermanos. 35 Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre".
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Todo se nos perdona … Recordemos en lo mucho que hemos hecho para necesitar su perdón … Pensemos en lo grande que es el amor y la misericordia de Dios … ¿qué sentimos? … Su amor está reflejado en el Espíritu divino. Por su amor nos perdona siempre. El texto dice que quien blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón.  Es que aunque Él nos perdona siempre , no sentiremos el amor y el perdón del espíritu divino si negamos la existencia del Espíritu Santo … el Espíritu de Dios. Si o creemos en El, no sentimos su perdón. Pidamos hoy por quienes no creen en el Señor y se excluyen libremente a sentir su amor. …Por otro lado, el texto indica que si hacemos  la voluntad de Dios, para Jesús seremos tan cercanos como su madre, como su hermano … Meditemos esto … ¿Cuándo hacemos la voluntad de Dios? … ¿Cuál es la voluntad de Dios? … ¿Qué podrá el Señor estar pidiéndonos hoy? … Le pedimos ayuda a Jesús para descubrir la voluntad de Dios y ponerla en práctica