Miércoles 18 de julio de 2018. San Federico
Mateo 11, 25-27

25 En aquel tiempo, Jesús dijo: "Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. 26 Sí, Padre, porque así lo has querido. 27 Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Recordemos aquellos momentos que hemos sentido al Señor presente, independiente de lo que hemos estudiado… independiente de la catequesis, de la teología …  ¿Cuándo hemos sentido el amor de Dios? … ¿Ha sido por nuestra gran sabiduría? … Una experiencia de Dios no se aprende, se siente y luego se recuerda … Si nunca he tenido esa experiencia, puede ser momento de inscribirnos en el próximo retiro que podamos acceder … El nos espera …  Demos gracias a Jesús por transmitirnos su mensaje directamente a nuestro corazón, más allá de nuestro intelecto.