Sábado 21 de julio de 2018. San Lorenzo de Brindis
Mateo 12, 14-21

14 En seguida los fariseos salieron y se confabularon para buscar la forma de acabar con él. 15 Al enterarse de esto, Jesús se alejó de allí. Muchos lo siguieron, y los curó a todos. 16 Pero él les ordenó severamente que no lo dieran a conocer, 17 para que se cumpliera lo anunciado por el profeta Isaías:  18 Este es mi servidor, a quien elegí, mi muy querido, en quien tengo puesta mi  predilección. Derramaré mi Espíritu sobre él y anunciará la justicia a las naciones.19 No  discutirá ni gritará, y nadie oirá su voz en las plazas.20 No quebrará la caña doblada y no  apagará la mecha humeante, hasta que haga triunfar la justicia;21 y las naciones pondrán la
 esperanza en su Nombre.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Recordemos las veces en que el Señor ha actuado en nosotros. ... Cuando lo hemos seguido, ... cuando hemos creído en El y nos ha sanado de nuestras penas, ... de nuestras angustias. El nos pide que no hablemos tanto de El. Que actuemos con humildad … Que simplemente nos sintamos sanados(as). … ¿Cómo mostrar al mundo nuestras heridas sanadas sin necesariamente hablar de El?  No se trata de predicar sino más bien de dar testimonio de El, … de actuar como El, … de sentir como El … de ser sus apóstoles …  Contemplemos a Jesús ... El es el siervo del Señor ... A El queremos seguir ... En El ponemos nuestra esperanza ... Se lo expresamos en una sencilla oración propia, ... con nuestras palabras, ... con nuestra vida.