Domingo 22 de julio de 2018. Décimo Sexto domingo del tiempo ordinario.
Marcos 6, 30-34

30 Los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
 31 Él les dijo: "Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco". Porque era tanta la gente que iba y venía, que no tenían tiempo ni para comer. 32 Entonces se fueron solos en la barca a un lugar desierto. 33 Al verlos partir, muchos los reconocieron, y de todas las ciudades acudieron por tierra a aquel lugar y llegaron antes que ellos.
 34 Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿A quiénes conocemos que necesitan  de Jesús? ... ¿quiénes de nuestros amigos o familia serían felices con la Buena Nueva? ... ¿quiénes son nuestros cercanos que andan como ovejas sin pastor?  ... Recuerdoemos sus rostros ... sus problemas
Nos dejamos llevar por el sentimiento de compasión. Igual que Jesús. ¿qué podemos hacer? ¿cómo ayudarles? ¿cómo presentarles a Jesús? ...
(No olvidar que Jesús también nos quiere descansados, no quiere que nuestra entrega por el evangelio nos aniquile. ¿Necesitamos retirarnos a un lugar para descansar un poco sin olvidar a la muchedumbre que necesita de nuestra acción? )