Jueves 9 de agosto de 2018. Santa Teresa Benedicta de la Cruz
Mateo 16, 13-23 

13 Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?". 14 Ellos le respondieron: "Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas". 15 "Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?". 16 Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". 17 Y Jesús le dijo: "Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. 18 Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. 19 Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo". 20 Entonces ordenó severamente a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías. 21 Desde aquel día, Jesús comenzó a anunciar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, y sufrir mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar al tercer día. 22 Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo: "Dios no lo permita, Señor, eso no sucederá". 23 Pero él, dándose vuelta, dijo a Pedro: "¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Tú eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres".
.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jesús nos pregunta ahora a nosotros ... ¿Quién dice la gente que soy yo?  ... hoy,…  en nuestro país, ... en nuestro círculo de amigos? …  ¿Quién es Jesús para ellos? ... ¿Quién es Jesús para nuestra familia? … Finalmente nos pregunta ... ¿y quién soy Yo para ti? ... ¿Qué le respondemos? … ¿Quién es Jesús para nosotros? … Lo respondemos personalmente, desde nuestro corazón, desde nuestra mente, no repitiendo algo que aprendimos en la catequesis, sino lo que hemos experimentado en nuestra vida de fe.