Domingo 16 de Septiembre de 2018. 24° del Tiempo Ordinario
Marcos 8, 27-35

 Después de esto, Jesús y sus discípulos fueron a las aldeas de la región de Cesarea de Filipo. En el camino, Jesús preguntó a sus discípulos:
—¿Quién dice la gente que soy yo?
  Ellos contestaron
—Algunos dicen que eres Juan el Bautista, otros dicen que eres Elías, y otros dicen que eres uno de los profetas.
  —Y ustedes, ¿quién dicen que soy? —les preguntó.
Pedro le respondió:
—Tú eres el Mesías.
  Pero Jesús les ordenó que no hablaran de él a nadie.
  Jesús comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre tendría que sufrir mucho, y que sería rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Les dijo que lo iban a matar, pero que resucitaría a los tres días.   Esto se lo advirtió claramente. Entonces Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo.   Pero Jesús se volvió, miró a los discípulos y reprendió a Pedro, diciéndole:
—¡Apártate de mí, Satanás! Tú no ves las cosas como las ve Dios, sino como las ven los hombres.
  Luego Jesús llamó a sus discípulos y a la gente, y dijo:
—Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame.   Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía y por aceptar el evangelio, la salvará.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jesús nos pregunta directamente a nosotros ... “¿quién soy yo?”   Lo que sentimos... lo que vivimos... no lo que nos han enseñado ... ¿quién es Jesús para nosotros?  
Comments