Domingo 27 de Enero de 2019. Tercero del Tiempo Ordinario
Lucas 1. 1-4; 4.14-21

1 Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros, 2 tal como nos fueron transmitidos por aquellos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra. 3 Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, 4 a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido.
14 Jesús volvió a Galilea con el poder del Espíritu y su fama se extendió en toda la región. 15 Enseñaba en sus sinagogas y todos lo alababan. 16 Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. 17 Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:  18 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a  llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos 19 y proclamar un año de gracia del Señor. 20 Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él. 21 Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír".
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Imaginemos que esa lectura de Isaías es también para nosotros … Leámosla línea por línea pensando en nuestra vida, … en lo que podemos hacer … ¿qué buena noticia podemos llevarle a los más pobres hoy? …  ¿a quienes les podemos anunciar que se acabarán sus ataduras? … ¿a quienes que no ven podremos llevarles la luz y que encuentren lo que nunca han podido?  … ¿a quiénes que hoy están oprimidos podemos ayudar a que se sientan más libres, más felices?.   Todo esto lo meditamos con el convencimiento que el espíritu del Señor estará sobre nosotros. No será una carga, será nuestra propia felicidad.
(Quienes estamos en CVX podemos  revisar hoy  el PP.GG. 8  y meditarlo)