Viernes 1 de marzo de 2019. Mártires de Sebaste
Marcos 10. 1-12.

1 Después que partió de allí, Jesús fue a la región de Judea y al otro lado del Jordán. Se reunió nuevamente la multitud alrededor de él y, como de costumbre, les estuvo enseñando una vez más. 2 Se acercaron algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le plantearon esta cuestión: "¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?". 3 El les respondió: "¿Qué es lo que Moisés les ha ordenado?". 4 Ellos dijeron: "Moisés permitió redactar una declaración de divorcio y separarse de ella". 5 Entonces Jesús les respondió: "Si Moisés les dio esta prescripción fue debido a la dureza del corazón de ustedes. 6 Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer. 7 Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, 8 y los dos no serán sino una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. 9 Que el hombre no separe lo que Dios ha unido". 10 Cuando regresaron a la casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre esto. 11 Él les dijo: "El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra aquella; 12 y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio".
---------------------------------------------------------------------------------

Nuestra  oración de hoy por todos nuestros hermanos que están teniendo problemas en su matrimonio, para que lo puedan superar con amor y verdad. Nuestra  oración de hoy por todos nuestros hermanos que no han podido superar sus dificultades y se han separado de su cónyuge, para que los problemas que los separaron no engendren odio y que los hijos, si los hubieron, sigan sintiendo el amor de padre y madre. Y que aún cuando estén separados sientan el amor de nuestro Dios misericordioso y de nuestra Iglesia donde  los queremos más integrados que separados. Nuestra oración de hoy por los jóvenes que quieren emprender un camino juntos, para que lo disciernan con el Señor y su decisión sea bendecida por Dios. Nuestra  oración hoy por quienes viven en paz su relación matrimonial para que su testimonio ayude a perseverar y sea un ejemplo a seguir de como dejando actuar el amor divino de Dios es posible superar las dificultades humana y también por aquellos que por diversas circunstancias habiendo fracasado en un primer matrimonio han vuelto a construir una familia sustentada en los valores evangélicos, para que sientan que lo fundamental  en Dios es el amor y la misericordia. El por sobre todo les ama y perdona y anhela  que mantengan la fe y la esperanza superando sentimientos discriminatorios. Para que puedan sentir que el amor de Dios es tan grande y El es tan poderoso que no hay nada que no pueda perdonar.