Domingo 14 de abril de 2019. Domingo de Ramos
Lucas 22.14-23,56

( … El texto está en las lecturas dominicales, por su extensión no es repetido aquí ...)
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Contemplo la pasión de Nuestro Señor. Es Jesús de Nazareth, a quien seguimos, en quien confiamos. Y está allí en medio de tanto dolor, tanta injusticia. Dios Padre no interviene, sufre con su Hijo, pero la divinidad es como si se escondiera. Jesús en la cruz ... ¿Qué me puede decir hoy esta situación a mi, en mi vida corriente? … ¿Qué me puede decir en la vida de otros que sufren hoy cerca mío, otros Cristos que son crucificados a la vista mía? … ¿Quiénes? … ¿Qué siento ante eso? … Lo converso en oración con Jesús en la cruz. … ¿Cuál es la esperanza para mí y para ellos? … Ante Cristo sufriendo en la cruz, por traerme un mensaje de justicia y de amor, por traerme la buena noticia de que Dios por sobre todo es amor y que en lugar de la imagen de “todo poderoso” hay un Padre todo misericordioso. Ante ese Jesús que crucifican por ser solidario con nosotros y particularmente conmigo, me hago tres preguntas: 1) ¿Yo qué he hecho por Cristo? … en  mi vida … ¿qué he hecho en su nombre? … 2) ¿Qué estoy haciendo por Cristo? … ahora, concretamente … qué hago por El? … 3) ¿Qué puedo hacer por Cristo? … ¿con quienes? … ¿a quiénes? … que me nace hacer, cómo servir en nombre de nuestro Señor Jesucristo que muere en la cruz?. En oración le ofrezco mis intenciones que después pediré confirme en la semana santa que se inicia.