Domingo 26 de mayo de 2019. Sexto Domingo de Pascua
Juan 14, 23-29

23 Jesús le respondió: "El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él. 24 El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió. 25 Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. 26 Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho. 27 Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman! 28 Me han oído decir: "Me voy y volveré a ustedes". Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo. 29 Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Hacemos  caso de las palabras de Jesús?  ¿Cómo? … ¿Somos seguidores del evangelio? … ¿de qué forma?  … ¿Cómo se nota? … ¿A qué palabras de Jesús no le hacemos caso? … ¿Cómo podemos cambiar eso? … ¿Cuándo hemos sentido la presencia del Espíritu Santo? … ¿De qué forma? … Damos gracias por ello. … Si no la hemos sentido, pedimos ayuda para percibirlo en detalles de nuestra vida …   ¿Hay algo que nos angustia? … ¿Tenemos miedos? … Nos dejamos acariciar por esas palabras llenas de paz … Jesús nos regala su paz … aceptemos ese obsequio y comencemos  a serenarnos a quitar los miedos … Gracias, Señor por regalarnos tu paz.