(be03)
Expulsión de los mercaderes del Templo

Texto
Juan 2, 13-25

13 Se acercaba la Pasc
ua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén 14 y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas.

15 Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas 16 y dijo a los vendedores de palomas: "Saquen esto de aquí y no
hagan de la casa de mi Padre una casa de  comercio". 17 Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá.

18 Entonces los judíos le preguntaron: "¿Qué signo nos das para obrar así?". 19 Jesús les  respondió: "Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar". 20 Los judíos le dijeron:  "Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar  en tres días?". 21 Pero él se refería al templo de su cuerpo. 22 Por eso, cuando Jesús resucitó,  sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra  que había pronunciado.

 23 Mientras estaba en Jerusalén, durante la fiesta de Pascua, muchos creyeron en
su Nombre
 al ver los signos que realizaba. 24 Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos
 25 y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie: él sabía lo que hay en el interior del
 hombre.




Contexto
Jesús ha comenzado a explicar a los apóstoles lo que se viene pronto en su vida. Trata de que puedan entender el sentido de la pasión y que luego culminará con la resurrección. En la época era muy difícil entenderlo.



1.    Los mercaderes en el templo Juan 2, 13-14
Acompaño a Jesús al grupo en ese viaje a Jerusalén. Se acerca la Pascua. Todos en peregrinación. Es un momento importante. Un encuentro con Dios. Vamos esperando esa maravilla que será estar allí en el templo, la casa del Padre.  Cada paso es acercarnos a ese místico encuentro.  … Llegamos a Jerusalén y nos encontramos cerca del templo … hay un gentío enorme. … ¡Que gran devoción! … ¡¡¡ tanta gente ¡!!. … Llegamos al templo y lo encontramos lleno de mercaderes vendiendo animales para ofrecer en sacrificio. …  La gente se desespera por comprar alguna ofrenda. Los vendedores gritan su mercancía … escucho el bullicio, … siento como me empujan y el permanente griterío de ofertas y regateos para llevar una ofrenda al Señor. … En otro sector los cambistas que cambian la moneda oficial del gobierno por la moneda oficial de la Iglesia. … Todo es negocio. … Y yo iba a un encuentro con el Señor, casi a un retiro … ¿qué siento? … ¿Es necesario todo esto para encontrarse con Dios?. Contemplo a los más pobres que no pueden comprar animales …  gastan lo poco que tienen en unos pajaritos.  Será lo que quiere Dios? …. ¿Me trae a la memoria alguna situación similar en nuestro tiempo actual?.  … ¿Ocurre esto actualmente en mayor o menor medida? … ¿cuándo he sentido que se mezclan los negocios con la religión y la devoción? … ¿dónde he sido testigo de ello? … ¿con quiénes?




2.    Expulsión de los mercaderes  Juan 2,15-17
En ese ambiente contemplo a Jesús observando todo, muy serio. … Su rostro se pone tenso. … Su mirada se pone dura. … Está al borde de la indignación. … Alguien se acerca para ofrecerle animales, le indica donde cambiar monedas, le ofrece un buen precio. … Jesús no soporta más … escucho un grito de indignación. … Toma una cuerdas y con ellas improvisa un látigo y … explota … no resiste más … Le escucho como expulsa a los vendedores y a los cambistas. Da vuelta las mesas y escucho como les grita. Está fuera de si. Nunca lo había visto tan indignado. ¿qué hago? … ¿me aparto silencioso o también le ayudo a desbaratar ese jaleo? Es que Jesús no soporta que en nombre de su Padre hagan negocios para beneficios particulares … Contemplo nuestra sociedad actual, nuestra Iglesia, nuestras instituciones, ¿se da algo como esto? … Hay personas en que yo debiera confiar y que solo piensan en su beneficio personal? ¿de qué se indignaría Jesús hoy? … ¿Qué cosas que ocurren cerca de mí pueden ser materia enojo de Jesús? … Reviso mi propio actuar … qué es para mi beneficio y qué es para servir? … en qué podría yo ser mercader en cosas espirituales donde solo el amor y el ayudar debieran ser desinteresados?



3.    Anuncio de la resurrección. Juan 2,18-22
Leo el  diálogo entre Jesús y los judíos en que le piden un signo que justificara su actuar. Jesús les anuncia lo que está por suceder … Destruyan este templo y en tres días lo vuelvo a levantar, refiriéndose a su muerte y resurrección. Los judíos hablaban del edificio, Jesús hablaba de la esencia de lo que es la Casa de Dios. Hablaba de El mismo, de su cuerpo. Reviso mis búsquedas de Dios. ¿Dónde busco a Dios? … ¿en las liturgias?,  … ¿en los edificios eclesiales? … ¿No suelo encontrar a Dios en otros lugares? … ¿en cuáles? … hago una lista de lugares donde siento paz, donde siento presencia tranquila y misteriosa de Dios … ¿dónde recuerdo haber dicho … aquí está Dios … Donde Dios está presente es su casa, allí  habita.
Los apóstoles sentían a Dios en Jesús mismo, por cierto. ¿En qué personas de mi entorno cercano creo yo que Dios se manifiesta? … ¿En quiénes siento el amor y el perdón que son propios del Señor? … Se decía del padre Hurtado que su presencia era el paso de Dios entre nosotros. ¿De quiénes podría decir yo lo mismo ahora?, personajes públicos o privados, vivos o ya fallecidos en quiénes yo puedo reconocer el paso de Dios?.  … Y yo, qué me falta para que otros puedan ver en mi la forma de actuar de Jesús, qué necesito para pensar y sentir como El?  … ¿Cuándo he actuado tratando de hacer lo que haría Cristo en mi lugar? … ¿Cuándo al contrario? … ¿qué podría yo cambiar para anunciar con obras el amor de Dios entre nosotros?



4.    Muchos creyeron por los signos. Juan 2,23-25
La gente creyó en Jesús porque no solo  hablaba, son que actuaba en consecuencia con lo que predicaba. El anuncio del  Reino no es solo  de homilías, prédicas o sermones. El anuncio del Reino de Dios es de acción. ¿Con qué acciones mías creo yo que la gente confía en mi y en lo que transmito? … ¿qué acciones son consecuentes con lo que he recibido de Jesús? … ¿qué podría emprender para que pueda ser testigo de que el reino de Dios es una realidad? … ¿Qué debiera corregir para ser verdadero signo confiable de la acción de Jesús entre los que están a mi alrededor?