(Bf-03)
Aparición Apóstoles


Contexto

Jesús resucitado se aparece a dos discípulos que iban camino a Emaús y luego de interesarse por lo que les ocurría, sin que lo reconocieran, les explica las escrituras y por qué pasó todo. Luego, cuando juntos comparten la cena lo reconocen y les arde el corazón. Jesús desaparece. Vuelven a Jerusalén y se encuentran con los otros apóstoles que estaban reunidos a puertas cerradas.








1. Testimonio de los discípulos de Emaús. Lucas 24, 35

35 Ellos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.


Contemplo al grupo de discípulos reunidos en una sala grande. Entran los dos que venían de Emaús. Observo sus rostros … venían muy emocionados y excitados por la experiencia de Jesús vivida. …  Les oigo relatar el encuentro … con voz agitada … Se nota que ha sido algo muy especial lo que vivieron.

Recuerdo algún momento en que yo hubiera experimentado la presencia de Jesús. Ese rato de oración … esa jornada espiritual … ese retiro en que sentí su presencia amorosa. O quizá esa contemplación de la naturaleza o esa persona con quien me encontré. Recuerdo mis encuentros con el Señor. ¿cómo explicarlos? … ¿Cómo dar testimonio de ellos? … Quien no ha tenido la experiencia de encontrarse alguna vez con Dios le cuesta creer lo que se siente. No  se entiende … a Dios no se llega por el intelecto … no se puede explicar … se llega por los sentimientos, se le siente … y  solo puedo  dar testimonio de su presencia en mi vida.

Le pido al Señor me ayude a dar testimonio de mis encuentros con Él y me ayude a poder tener la oportunidad de tener una experiencia más profunda de su presencia en mi vida. De alguna forma … en oración … en un retiro … ¿porqué no ahora? … Me quedo en silencio … cierro mis ojos y me dejo inundar de El. … en silencio … solo contigo Señor …





1.       2. Aparición a los apóstoles. Lucas 24, 36-43



36 Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". 37 Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu, 38 pero Jesús les preguntó: "¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas? 39 Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo". 40 Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies. 41 Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: "¿Tienen aquí algo para comer?". 42 Ellos le presentaron un trozo de pescado asado; 43 él lo tomó y lo comió delante de todos.



Imagino que en estos momentos Jesús se hace presente en el lugar donde estoy orando … ¿cuál sería mi primera reacción? … ¿qué siento? … Jesús allí … al lado mío … frente a mi … con su rostro … su mirada … su túnica … aquí … conmigo … Ante mi nerviosismo me calma y me dice “Paz” … me desea la paz … Recuerdo tantos momentos en que a lo mejor dentro de mis problemas cotidianos, Jesús se aparece y me calma … “Paz a ustedes” … me quedo un rato decantando ese mensaje: “Paz … “ 

Contemplo a los apóstoles … cómo estaban de temerosos y turbados … creían que era un fantasma … un espíritu … y Jesús les muestra las pruebas de que es El … les muestra las huellas de la crucifixión les invita a tocarlo. … Es verdad, es Jesús resucitado. Veo los rostros de todos como se llenan de alegría … es una maravilla … pasaron  de la angustia y el temor a la sorpresa y la incredulidad de la aparición y finalmente a la paz y la alegría de que Jesús está con ellos y que come con ellos.

Reviso mi vida con mis momentos de angustia y temores … tantas veces me ocurre en el trabajo, los estudios, las relaciones con otras personas, en mi vida cotidiana. Recuerdo esos momentos …  imagino a Jesús llegando y llenando mi vida en esas circunstancias … con su mensaje: “Paz” … y como los problemas cambian con El presente … cómo mi vida cambia con Jesús interviniendo …

¿Me ha pasado? … lo recuerdo … me quedo un rato reviviendo en mi memoria de esos momentos …

¿No me ha pasado  nunca? … Pido para estar predispuesto a que ocurra y mis momentos cotidianos se llenen de la presencia de Jesucristo resucitado.



  3. Explicación a  los apóstoles. Lucas 24, 44-48

 44 Después les dijo: "Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos". 45 Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras, 46 y añadió: "Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, 47 y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. 48 Ustedes son testigos de todo esto.


Jesús le explica a los apóstoles el sentido de su pasión y resurrección … Le pido  a Dios me ayude … me abra la inteligencia para que yo también pueda encontrarle sentido a lo que las escrituras tratan de explicarme … En la Biblia está expresado claramente que Jesús sufrió tanto y que murió injustamente … recuerdo las imágenes que conservo de la Pasión del Señor … observo ese tremendo pecado de romanos, judíos, sacerdotes, estudiosos, ignorantes … cómo se burlaban y cómo asesinan a Jesús de Nazareth, que solo pasó haciendo el bien. Recuerdo los relatos de cómo Jesús le pedía al Padre “Perdónalos porque no saben lo que hacen”. Medito sobre la misión de extender ese mensaje de misericordia, predicar el perdón de los pecados. Jesús en la cruz, nuestra imagen de Dios que se transforma desde el  “todo poderoso” al “todo misericordioso”.

¿Cómo puedo cumplir esa misión? … ¿cómo  predicar el perdón? … ¿estoy disponible para partir yo con el ejemplo? … ¿A quién me falta perdonar? … Lo intento … es lo que me pide Jesús … que predique a todos la conversión desde el  poder a la misericordia. Ser testigos de eso. Dar testimonio con mi propia conversión primero para que con ello mi predica sea creíble. Me quedo  un rato buscando  a quien debo perdonar y pidiendo ayuda al Señor para que sea una realidad eso en mi vida … para mayor gloria de Dios.