(Bf-04)
Buen Pastor


Contexto

Jesús usa la analogía del pastor y las ovejas para explicar la relación entre Él y sus discípulos. Este texto es un fragmento de una explicación más amplia entre los versículos 1 y 21, pero contiene la esencia del mensaje de cómo es Jesús con nosotros y de cómo ser en nuestras relaciones familiares, comunitarias, laborales, sociales, eclesiales entre nosotros.








1..     Dar la vida por las ovejas Juan 10, 11-13

11 Yo soy el buen Pastor.  El buen Pastor da su vida por las ovejas.  12 El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.  13 Como es asalariado,  no se preocupa por las ovejas. 


Jesús se identifica como el Buen Pastor quien siente a las ovejas como suyas y las defiende ante la amenaza de los lobos, aun cuando éstos puedan matarle. La compara con la de un pastor que ante los peligros deja a las ovejas a merced de la jauría de lobos y él se salva, pereciendo sus ovejas.

Me quedo un rato reflexionando y sintiendo eso de que para Jesús, yo soy parte suya, de su propiedad, me ama como algo propio…  soy importante para Dios… ante los problemas y peligros estará conmigo, no me abandonará…

Identifico a los “lobos” que me pueden asechar… quiénes, qué circunstancias son peligrosas para mi ahora… dónde tengo peligros? … personas… salud… relaciones humanas… carencias… ¿cuáles podrán ser los lobos que me quieren atacar o que ya me están atacando? …

Aunque sufra, y sobre todo allí, Jesús está conmigo … El nunca abandona … aunque a veces no lo sienta … El es el Buen Pastor y yo parte de su rebaño amado como algo propio.

Recuerdo en mi pasado  otras personas que prometían cuidarme y que llegado el momento  de las dificultades, me abandonaron, se olvidaron o incluso me traicionaron.  … ¿Quiénes?  … ¿Cuándo?  … ¿Cómo?  …No era yo tan importante para ellos (as). Con Jesús es distinto, es incondicional.

Me quedo  un rato reflexionando y sintiendo sobre esta comparación




2.      Pastor y ovejas se conocen Juan 10, 14-15



14 Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí 15 –como el Padre me conoce a mí y yo  conozco al Padre– y doy mi vida por las ovejas.



Jesús me conoce personalmente … me imagino que de pronto me encuentro frente a El … ¿Cómo creo sería ese encuentro? … Me preguntaría “¿ Y tú quien eres?” … ¿O me saludaría inmediatamente por mi nombre?.  Jesús me conoce y conoce mis alegrías y mis penas. Imagino ese encuentro … personal … íntimo … Jesús y yo … ¿qué le cuento? … ¿qué le pido? … ¿por quién le pido? … Se lo cuento y le pido con confianza … es Jesús en quien confío … Él nunca traiciona … siempre puedo confiar en el Señor.   Con este sentimiento me quedo un rato … me dejo acariciar por la confianza mutua que se crea entre Jesús y yo. La misma que existe entre Jesús y el Padre creador. Termino alabando a Dios por esta relación de amor.



3.   
Un solo rebaño, un solo Pastor Juan 10, 16

 16 Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y  un solo Pastor.

 

Jesús me invita a integrarme más allá de nuestra Iglesia a todos los pueblos del mundo. Jesús va más allá que las  fronteras de una Iglesia en particular. Traigo a mi oración a quiénes sin tener la misma fe que yo, Jesús les ama tanto como me ama a mí.  ¿quiénes? … pronuncio sus nombres … recorro  sus rostros … tanta gente de buena voluntad que sin que se lo propongan en modo explícito son seguidores de Jesús. Aman como El, … sienten como El, …actúan como El. Son parte del gran rebaño  de este mundo. Podemos contar con ellos … en el fondo tenemos el mismo Pastor …   ¿En qué nos parecemos? … ¿Qué podemos hacer juntos?


1.    

  1.    4. Dar  y recobrar la vida  Juan 10, 17-18

 

 17 El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla. 18 Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el  mandato que recibí de mi Padre".

 

Jesús dio su vida en la cruz … luego la recobró en la resurrección … Contemplo las imágenes que tengo en mi memoria de Jesús en la cruz … y luego del mismo victorioso ya resucitado … contemplo esa cruz con sus brazos clavados y con sangre de Jesús que cae lentamente por el madero   … y luego contemplo la cruz vacía y Jesús con los brazos extendidos pero  en señal de victoria.

¿a qué se parece eso en mi vida? … ¿Cuándo me ha tocado sufrir la injusticia humana y luego salir airoso? … ¿Cuántas derrotas que al final fueron victorias? …  Doy gracias al Señor por estos signos de resurrección en mi vida