(Bg-01)
Parábolas

Contexto

 Jesús ha iniciado su trabajo sanando enfermos y enseñando. Lo hacía en diversos lugares a gente muy sencilla. Su lenguaje era también sencillo y usaba para explicar el Reino de Dios, cuentos e historias relacionados con la vida cotidiana: Las parábolas. Luego de haber explicado la parábola del sembrador, aparecen estas dos, también relacionadas con la vida campesina.


 

1.     La semilla que crece por sí sola. Marcos 4, 26-29

 26 Y decía: "El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: 27 sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. 28 La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga. 29 Cuando el fruto está a punto, él aplica en seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha".

 Me imagino a Jesús, conversando con un grupo de personas a sus alrededor. Son campesinos del lugar. Están todos sentados. Me acerco y me quedo allí en silencio, atrás del grupo, escuchando atentamente lo que dice Jesús.

Está definiendo el Reino de Dios. Leo el texto imaginando la voz de Jesús contándolo. “El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra” … A quién se referirá con ese hombre que siembra? … Hace poco explicó la parábola del sembrador… ¿quién creo yo que debiera ser el sembrador? … Me imagino siendo la semilla sembrada … La tierra sería mi madre … su vientre … y yo allí … invisible al resto … pasan los días y los meses y se produce la maravilla del nacimiento … Me imagino en brazos de mi madre … pequeñito(a) … un pequeño tallito que surge tímidamente de la tierra … Frágil … tierno … Recuerdo mi infancia y mis primeros años de joven … se va conformando la planta y ya comienzan a aparecer espigas … Luego empiezo a dar frutos … mi vida comienza a tener sentido … ¿qué frutos creo yo he estado dando? … ¿Para quiénes he sido una buena ayuda? … ¿Esta planta tiene muchos  o pocas espigas con granos? … ¿Cuáles son esos granos? … Cuando llega el tiempo de la cosecha ¿el campesino sembrador estará contento con la producción? … Aún es tiempo … la cosecha está en camino  y mis espigas pueden multiplicarse de granos … Pido ayuda para que la cosecha me encuentre con muchos, muchos frutos


 


 

2.     El grano de mostaza         Marcos 4. 30-32


 30 También decía: "¿Con qué podríamos comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo? 31 Se parece a un grano de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, 32 pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo se cobijan a su sombra".

 Luego Jesús continúa con otra parábola … Nos muestra unos granos de mostaza … pequeñitos … la semilla más pequeña … y luego nos muestra el árbol a que llega a formarse … grande, con muchas ramas, algunas medias secas y frágiles, otras más fuertes y frondosas, con pajaritos que construyen sus nidos allí gracias a que son muy fuertes, y viven en ese árbol que fue inicialmente un diminuto grano de mostaza.

Recorro  mi vida, mi desarrollo, por pequeño que yo sea, puedo crecer igual que ese árbol. ¿Quién se cobija en mis ramas? … Recorro mi familia, mis amigos, mis compañeros de trabajo, de estudio, de comunidad… ¿para quiénes yo podré ser como el árbol descrito por Jesús? … No es relevante lo grande o pequeño que yo me sienta, del mismo modo que el grano de mostaza, puedo crecer y ayudar a vivir  a otros.


 

3.       Les enseñanza por medio de parábolas. Marcos 4. 33-34
 

 33 Y con muchas parábolas como estas les anunciaba la Palabra, en la medida en que ellos podían comprender. 34 No les hablaba sino en parábolas, pero a sus propios discípulos, en privado, les explicaba todo.

¿qué siento al meditar estas parábolas? … 

 Si me siento en paz y feliz, consolado, doy gracias por ello y me cobijo en Jesús para seguir creciendo en frutos y acogiendo a otros en mis ramas

 Si me dejan intranquilo, con sabor a tarea pendiente… le pido ayuda al Señor para que en mis espigas se acumulen muchos granos y que sigan creciendo ramas que puedan acoger pajarillos. Siempre hay tiempo para crecer y con la ayuda del Señor es posible. ¿qué creo yo debo cambiar en mi vida para dar más frutos y servir a más personas?