(Bg-02)
Tempestad calmada

Contexto.

 Jesús ha iniciado su trabajo sanando enfermos y enseñando. Lo hacía en diversos lugares a gente muy sencilla. Su lenguaje era también sencillo y usaba para explicar el Reino de Dios, cuentos e historias relacionados con la vida cotidiana: Las parábolas. Luego de enseñarles con parábolas decide cruzar el lago y seguir en otro territorio. Es durante la travesía que ocurre este pasaje del evangelio narrado por Marcos.


  

1.     Deciden cruzar el lago Marcos 4. 35-36

 35 Al atardecer de ese mismo día, les dijo: "Crucemos a la otra orilla". 36 Ellos, dejando a la multitud, lo llevaron a la barca, así como estaba. Había otras barcas junto a la suya.

 Me imagino junto al grupo, luego de escuchar las enseñanzas con parábolas. Jesús plantea el cruzar el lago. Es ya tarde, está anocheciendo, contemplo el lugar, hace algo de frío y corre un viento suave pero helado. Me abrigo y subo a la embarcación, junto con Jesús y algunos de los apóstoles, el resto se subieron en otras barcas que habían en la orilla y emprendemos camino. Jesús se fue a la parte trasera de la embarcación y se sentó en un rincón. Me quedo un rato mirando el suave oleaje, pensando en el privilegio que significa ir allí, navegando por el lago junto a todo el  grupo. Lejos va quedando la orilla con toda la multitud que había estado escuchando las enseñanzas de Jesús. Me quedo escuchando el murmullo del oleaje interrumpido por las conversaciones de los tripulantes y una que otra risa lejana. Me pregunto hacia donde nos dirigimos. ¿qué planes tiene Jesús en tierras lejanas? … Miro mi realidad actual y las posibilidades de trabajar por el Reino en otros lugares más allá de donde vivo actualmente. ¿Qué lago necesito cruzar  para seguir trabajando más allá? … ¿Dónde pueden requerir que con mi vida de testimonio de lo que significa ser consecuente con el mensaje de Jesús? … A lo mejor la travesía no es lejos geográficamente, pero puede ser un grupo distinto al habitual. ¿dónde querrá Jesús que vaya hoy con Él?


 

 

 2.     Se desata un temporal de viento y Jesús lo calma. Marcos 4. 37-39

37 Entonces se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. 38 Jesús estaba en la popa, durmiendo sobre el cabezal. 39 Lo despertaron y le dijeron: "¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?". Despertándose, él increpó al viento y dijo al mar: "¡Silencio! ¡Cállate!". El viento se aplacó y sobrevino una gran calma.

 De pronto el mar comienza a moverse con más fuerza y el viento a soplar con furia. Las velas se desgarran y todos tratan de hacer lo posible porque la barca no se hunda. Entra agua por todos lados. Veo a los pescadores experimentados con cara de miedo y me contagian. El único que no se da cuenta es Jesús quien duerme en la parte trasera de la barca. Uno de los pescadores lo despierta y ocurre algo extraordinario. Jesús le grita al viento y al mar y de a poco empieza a ceder la tormenta hasta  volver la calma. Todos se quedan mudos por la forma como transcurrió todo.

Recorro mi vida pasada y reciente. Momentos de zozobra en que no sabía bien como iba a terminar todo. Momentos en que tuve miedo. Momentos en que no tenía le control de la situación y todo desbordaba mi capacidad. Jesús tiene la capacidad de calmar esas tormentas de mi vida. ¿Cuáles son esos momentos? … Se los cuento a Jesús recordando esas situaciones y el miedo que tenía … le cuento sobre los sentimientos que recuerdo haber tenido. Le doy gracias por haber intervenido 


 

3.     Jesús les reclama por la falta de fe. Marcos 4. 40-41

 40 Después les dijo: "¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?". 41 Entonces quedaron atemorizados y se decían unos a otros: "¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?".

 Observo a Jesús ahora recriminándonos a nosotros. No entiende por qué nos dio miedo, por la falta de fe que demostraba aquello. Imagino que me mira a mí y me habla en lo personal. ¿Por qué no tienes fe? … Conmigo podrás lograr todo lo que sea la voluntad del Padre me parece escucharle. Reflexiono sobre como los momentos complicados en mi vida, mis miedos, mis incertidumbres son signos de falta de fe. Le pido perdón y me dispongo  a aumentar mi fe , para lo  cual en una oración personal, con mis propias palabras le pido ayuda a Dios para que aumente mi fe.