Para la oración personal
  • Leo la ficha completa para percibir de lo que se trata.
  • Luego ubico un lugar donde trabajar en que no tenga distracciones de otras personas para todo el momento de oración que puede durar entre media hora a una hora. Apago teléfonos para no ser interrumpido.
  • Me quedo en silencio un rato en el lugar de oración. Hago algún gesto de reverencia, pues es un lugar sagrado. Tendré allí un encuentro con el Señor
  • Trato de silenciar mi interior para que todo mi ser esté solo en el texto a orar.
  • Le expreso al Señor con mis propias palabras mi voluntad de nos distraerme en este rato en otra cosas y que todo lo que haga sea orientado a encontrarme con El y con sus deseos y para que su Reino se extienda con toda su Gloria
  • Luego pido la gracia, el objetivo de esta oración como está señalado en la ficha o como haya acordado con quien me acompaño espiritualmente
  • Leo la lectura lentamente. Pongo atención en detalles del texto. Puedo marcar los verbos y subrayar lo que más me llega.
  • Luego sigo los puntos lentamente, respondo las preguntas que se indican. Si algo me produce mucha paz y deseo quedarme más rato allí, lo hago. Las preguntas son solo para ayudar, no son obligatorias.
  • Al terminar converso brevemente con Jesús y le cuento lo que he sentido con el texto.
  • Rezo un Padre Nuestro que marca el fin de la oración
  • Al finalizar, evalúo como me fue. Lo que sentí. Lo que ayudó, lo que me produjo distracciones. Esto es importante para compartir con mi acompañante espiritual del proceso.