sem-2013-03-18


8 -  Marzo - 2013  (Lunes)  Juan 8. 12-20.                


Jesús se dirigió otra vez a la gente, diciendo:
—Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, tendrá la luz que le da vida, y nunca andará en la oscuridad.
Los fariseos le dijeron:
—Tú estás dando testimonio a favor tuyo: ese testimonio no tiene valor.
Jesús les contestó:
—Mi testimonio sí tiene valor, aunque lo dé yo mismo a mi favor. Pues yo sé de dónde vine y a dónde voy; en cambio, ustedes no lo saben. Ustedes juzgan según los criterios humanos. Yo no juzgo a nadie; pero si juzgo, mi juicio está de acuerdo con la verdad, porque no juzgo yo solo, sino que el Padre que me envió juzga conmigo. En la ley de ustedes está escrito que cuando dos testigos dicen lo mismo, su testimonio tiene valor. Pues bien, yo mismo soy un testigo a mi favor, y el Padre que me envió es el otro testigo.
Le preguntaron:
—¿Dónde está tu padre?
Jesús les contestó:
—Ustedes no me conocen a mí, ni tampoco a mi Padre; si me conocieran a mí, también conocerían a mi Padre.
Jesús dijo estas cosas mientras enseñaba en el templo, en el lugar donde estaban los cofres de las ofrendas. Pero nadie lo arrestó, porque todavía no había llegado su hora.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jesús dice que El es la luz del mundo … Medito sobre aquellos aspectos de mi vida que no están claros … aquellos en que me siento confundido(a) … lo que no entiendo … lo que me enreda … ¿qué haría Cristo en mi lugar? … ¿Qué textos del evangelio llegan a mi corazón? … ¿qué me dice Jesús para iluminar esas partes oscuras de mi existencia? … Mi relación con otros … donde no me comprenden … donde no siento apoyo … Le pido hoy a Jesús que ilumine mi vida …  Gracias, Señor.



19 – Marzo - 2013 (Martes)    Lucas 2. 41- 51  San José


 Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén para la fiesta  de la Pascua. Y así, cuando Jesús cumplió doce años, fueron allá todos ellos, como era costumbre en esa fiesta. Pero pasados aquellos días, cuando volvían a casa, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres se dieran cuenta. Pensando que Jesús iba entre la gente, hicieron un día  de camino; pero luego, al buscarlo entre los parientes y conocidos, no lo encontraron. Así que regresaron a Jerusalén para buscarlo allí.
Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros de la ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que lo oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando sus padres lo vieron, se sorprendieron; y su madre le dijo:
—Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia.
Jesús les contestó:
—¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?
Pero ellos no entendieron lo que les decía.
Entonces volvió con ellos a Nazaret, donde vivió obedeciéndolos en todo. Su madre guardaba todo esto en su corazón. 
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Contemplo la escena … Observo la angustia de María y José … ¿Cuándo he sentido la necesidad de dedicarme más a las cosas de Dios? … ¿Quiénes se han angustiado por eso? … ¿cómo compatibilizar ambas cosas? … ¿Cómo vivir en Nazaret y en Jerusalén?  … ¿Cómo integro fe y vida? … ¿Cómo puedo lograr que las cosas de Dios sean las cosas cotidianas, desde mi vida habitual, en la casa, en el trabajo, en el barrio, en la comunidad, en los estudios.
Esta fiesta de san José es la fiesta de los trabajadores, oremos por todos los que entregan su vida trabajando, por mayor justicia social y laboral. 
Además este año es el momento en que en una especial ceremonia inicia su pontificado el papa Francisco. Oremos por él y por nuestra Iglesia para que juntos podamos avanzar con las reformas que el Pueblo de Dios anhela.



20 – Marzo - 2013 (Miércoles)  Juan 8. 31-42.


Jesús les dijo a los judíos que habían creído en él:
—Si ustedes se mantienen fieles a mi palabra, serán de veras mis discípulos; conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.
Ellos le contestaron:
—Nosotros somos descendientes de Abraham, y nunca hemos sido esclavos de nadie; ¿cómo dices tú que seremos libres?
Jesús les dijo:
—Les aseguro que todos los que pecan son esclavos del pecado. Un esclavo no pertenece para siempre a la familia; pero un hijo sí pertenece para siempre a la familia. Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes serán verdaderamente libres. Ya sé que ustedes son descendientes de Abraham; pero quieren matarme porque no aceptan mi palabra. Yo hablo de lo que el Padre me ha mostrado; así también ustedes, hagan lo que del Padre han escuchado.
Ellos le dijeron:
—¡Nuestro padre es Abraham!
Pero Jesús les contestó:
—Si ustedes fueran de veras hijos de Abraham, harían lo que él hizo. Sin embargo, aunque les he dicho la verdad que Dios me ha enseñado, ustedes quieren matarme. ¡Abraham nunca hizo nada así! Ustedes hacen lo mismo que hace su padre.
Ellos le dijeron:
—¡Nosotros no somos hijos bastardos; tenemos un solo Padre, que es Dios!
Jesús les contestó:
—Si de veras Dios fuera su padre, ustedes me amarían, porque yo vengo de Dios y aquí estoy. No he venido por mi propia cuenta, sino que Dios me ha enviado.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Y yo, soy realmente libre? … ¿En que aspectos de mi vida he perdido libertad? … ¿A qué me siento atado? ... ¿dónde hay faltas de verdad que me impiden actuar libremente? … ¿qué aspectos del evangelio son verdadera buena noticia para mi vida? … ¿con qué palabra de Jesús me siento liberado? … Le pido hoy a Jesús la gracia de sentir su amor liberador … especialmente en las faltas de mis pasado … ¿quién no las tiene?



21 -  Abril - 2013 (Jueves)  Juan 8. 51-59. 


Les aseguro que quien hace caso de mi palabra, no morirá.
Los judíos le contestaron:
—Ahora estamos seguros de que tienes un demonio. Abraham y todos los profetas murieron, y tú dices: ‘El que hace caso de mi palabra, no morirá.’ ¿Acaso eres tú más que nuestro padre Abraham? Él murió, y los profetas también murieron. ¿Quién te has creído que eres?
Jesús les contestó:
—Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria no vale nada. Pero el que me glorifica es mi Padre, el mismo que ustedes dicen que es su Dios. Pero ustedes no lo conocen. Yo sí lo conozco; y si dijera que no lo conozco, sería yo tan mentiroso como ustedes. Pero ciertamente lo conozco, y hago caso de su palabra. Abraham, el antepasado de ustedes, se alegró porque iba a ver mi día; y lo vio, y se llenó de gozo.
Los judíos dijeron a Jesús:
—Todavía no tienes cincuenta años, ¿y dices que has visto a Abraham?
Jesús les contestó:
—Les aseguro que yo existo desde antes que existiera Abraham.
Entonces ellos tomaron piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jesús se presenta aquí como verdadero Dios … no le creyeron … traigo a mi memoria esa imagen de Jesús que mejor recuerdo … su rostro humano … su cuerpo frágil … su mirada divina … y su corazón sagrado y misericordioso … Me quedo un rato en oración frente a El … en adoración … al Hijo de Dios hecho hombre … en silencio …  ¿qué siento? … se lo digo en oración … mi oración …



22 – Abril - 2013 (Viernes)    Juan 10.31-42. 

  
   Los judíos volvieron a tomar piedras para tirárselas, pero Jesús les dijo:
—Por el poder de mi Padre he hecho muchas cosas buenas delante de ustedes; ¿por cuál de ellas me van a apedrear?
Los judíos le contestaron:
—No te vamos a apedrear por ninguna cosa buena que hayas hecho, sino porque tus palabras son una ofensa contra Dios. Tú no eres más que un hombre, pero te estás haciendo Dios a ti mismo.
Jesús les dijo:
—En la ley de ustedes está escrito: ‘Yo dije que ustedes son dioses.’ Sabemos que lo que la Escritura dice, no se puede negar; y Dios llamó dioses a aquellas personas a quienes dirigió su mensaje. Y si Dios me consagró a mí y me envió al mundo, ¿cómo pueden ustedes decir que lo he ofendido porque dije que soy Hijo de Dios? Si yo no hago las obras que hace mi Padre, no me crean. Pero si las hago, aunque no me crean a mí, crean en las obras que hago, para que sepan de una vez por todas que el Padre está en mí y que yo estoy en el Padre.
Otra vez quisieron arrestarlo, pero Jesús se les escapó.
Regresó Jesús al otro lado del Jordán, y se quedó allí, en el lugar donde Juan había estado antes bautizando. Mucha gente fue a verlo, y decían:
—De veras, aunque Juan no hizo ninguna señal milagrosa, todo lo que dijo de este hombre era verdad.
Y muchos en aquel lugar creyeron en Jesús.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Cuáles son las obras que hace el Padre y qué hace también Jesús? ... ¿Qué obra de Dios siento que en mi vida ha sido efectuada por Jesús? … ¿Cuáles son las cosas buenas que puedo hacer en nombre de Dios, enviadas por el Padre? … ¡Hay tantas cosas por hacer en mi entorno familiar … en el barrio … en el trabajo … en los estudios! 





23 - Marzo - 2013    (Sábado) Juan 11. 45-57.


Por esto creyeron en Jesús muchos de los judíos que habían ido a acompañar a María y que vieron lo que él había hecho. Pero algunos fueron a ver a los fariseos, y les contaron lo que había hecho Jesús. Entonces los fariseos y los jefes de los sacerdotes reunieron a la Junta Suprema, y dijeron:
—¿Qué haremos? Este hombre está haciendo muchas señales milagrosas. Si lo dejamos, todos van a creer en él, y las autoridades romanas vendrán y destruirán nuestro templo y nuestra nación.
Pero uno de ellos, llamado Caifás, que era el sumo sacerdote aquel año, les dijo:
—Ustedes no saben nada, ni se dan cuenta de que es mejor para ustedes que muera un solo hombre por el pueblo, y no que toda la nación sea destruida.
Pero Caifás no dijo esto por su propia cuenta, sino que, como era sumo sacerdote aquel año, dijo proféticamente que Jesús iba a morir por la nación judía; y no solamente por esta nación, sino también para reunir a todos los hijos de Dios que estaban dispersos. Así que desde aquel día las autoridades judías tomaron la decisión de matar a Jesús.
Por eso Jesús ya no andaba públicamente entre los judíos, sino que salió de la región de Judea y se fue a un lugar cerca del desierto, a un pueblo llamado Efraín. Allí se quedó con sus discípulos.
Faltaba poco para la fiesta de la Pascua de los judíos, y mucha gente de los pueblos se dirigía a Jerusalén a celebrar los ritos de purificación antes de la Pascua. Andaban buscando a Jesús, y se preguntaban unos a otros en el templo:
—¿Qué les parece? ¿Vendrá a la fiesta o no?
Los fariseos y los jefes de los sacerdotes habían dado orden de que, si alguien sabía dónde estaba Jesús, lo dijera, para poder arrestarlo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Se acerca el momento  final … La pasión y muerte de Jesús. Mañana comienza la semana santa … Contemplo a Jesús en sus últimos momentos. ¿Cómo me estoy preparando para estos días santos? … ¿Cómo viviré este año el recuerdo de su pasión? …. Le ofrezco a Jesús mi compañía … Le digo que quiero seguirle, … estar con El en estos días para compartiendo la cruz, … poder también compartir su resurrección. 



 

24 - Marzo - 2013 (Domingo) Lucas 22, 7. 14-23, 56. DOMINGO DE RAMOS


( … El texto está en las lecturas dominicales, por su extensión no es repetido aquí ...)
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Contemplo la pasión de Nuestro Señor. Es Jesús de Nazareth, a quien seguimos, en quien confiamos. Y está allí en medio de tanto dolor, tanta injusticia. Dios Padre no interviene, sufre con su Hijo, pero la divinidad es como si se escondiera. Jesús en la cruz ... ¿Qué me puede decir hoy esta situación a mi, en mi vida corriente? … ¿Qué me puede decir en la vida de otros que sufren hoy cerca mío, otros Cristos que son crucificados a la vista mía? … ¿Quiénes? … ¿Qué siento ante eso? … Lo converso en oración con Jesús en la cruz. … ¿Cuál es la esperanza para mí y para ellos? … Ante Cristo sufriendo en la cruz, por traerme un mensaje de justicia y de amor, por traerme la buena noticia de que Dios por sobre todo es amor y que en lugar de la imagen de “todo poderoso” hay un Padre todo misericordioso. Ante ese Jesús que crucifican por ser solidario con nosotros y particularmente conmigo, me hago tres preguntas: 1) ¿Yo qué he hecho por Cristo? … en  mi vida … ¿qué he hecho en su nombre? … 2) ¿Qué estoy haciendo por Cristo? … ahora, concretamente … qué hago por El? … 3) ¿Qué puedo hacer por Cristo? … ¿con quienes? … ¿a quiénes? … que me nace hacer, cómo servir en nombre de nuestro Señor Jesucristo que muere en la cruz?. En oración le ofrezco mis intenciones que después pediré confirme en la semana santa que se inicia.

Comments