sem-2013-07-01



Jesús, al verse rodeado por la multitud, dio orden de pasar al otro lado del lago. Entonces se le acercó un maestro de la ley, y le dijo:
—Maestro, deseo seguirte a dondequiera que vayas.
Jesús le contestó:
—Las zorras tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde recostar la cabeza.
Otro, que era uno de sus discípulos, le dijo:
—Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre.
Jesús le contestó:
—Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Cómo le puedo expresar al Señor mi deseo de seguirle? ... Hago una oración para ello ... y se la ofrezco. …¿qué puede ser impedimento en mis ganas de seguirle? ... ¿es algo vital? … ¿requiere de mi?... ¿cómo puedo salvar ese impedimento y seguir al Señor sin condiciones, ... en mi vida, ... en este mundo que vivo, ... con mi familia, ... con mi realidad? ... con mis afectos ... ¿Cuáles son mis afectos? ... Aquellas cosas que no puedo o no quiero dejar ...  ¿Cuáles me alejan de Dios? … ¿qué hacer con ellos?


 02 - Julio - 2013  (Martes)  Mateo 8. 23-27. 


Jesús subió a la barca, y sus discípulos lo acompañaron. En esto se desató sobre el lago una tormenta tan fuerte que las olas cubrían la barca. Pero Jesús se había dormido. Entonces sus discípulos fueron a despertarlo, diciéndole:
—¡Señor, sálvanos! ¡Nos estamos hundiendo!
Él les contestó:
—¿Por qué tanto miedo? ¡Qué poca fe tienen ustedes!
Dicho esto, se levantó y dio una orden al viento y al mar, y todo quedó completamente tranquilo. Ellos, admirados, se preguntaban:
—¿Pues quién será este, que hasta los vientos y el mar lo obedecen?
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Recuerdo aquellos momentos en que mi vida ha sido una verdadera tormenta. En que he sentido miedo, en que me he enredado, en que he perdido la paz, en que a lo mejor también he perdido la fe. ...    
Y hoy, ...  ¿cuáles son mis tormentas?  …Contemplo al Señor calmando la tormenta en el lago. … Del mismo modo le pido que calme la mía, que me devuelva la paz. Despierta Señor y actúa en mi vida ... Sálvame Señor de estos miedos ... Gracias Señor.



03 - Julio - 2013  (Miércoles)  Juan 20,24-29. Santo Tomás apóstol


Tomás, uno de los doce discípulos, al que llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús. Después los otros discípulos le dijeron:
—Hemos visto al Señor. 
Pero Tomás les contestó:
—Si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo podré creer.
Ocho días después, los discípulos se habían reunido de nuevo en una casa, y esta vez Tomás estaba también. Tenían las puertas cerradas, pero Jesús entró, se puso en medio de ellos y los saludó, diciendo:
—¡Paz a ustedes!
Luego dijo a Tomás:
—Mete aquí tu dedo, y mira mis manos; y trae tu mano y métela en mi costado. No seas incrédulo; ¡cree!
Tomás entonces exclamó:
—¡Mi Señor y mi Dios!
Jesús le dijo:
—¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto!
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Contemplo la escena. Observo el rostro de Tomás … Escucho su declaración de fe: “Mi Señor y mi Dios” … La repito varias veces. … Me dejo llevar por esa exclamación. … Escucho a Jesús anunciar la felicidad de los que creemos aún sin ver. … Gracias Señor.  Vuelvo a repetir durante el día esa exclamación “Señor mío y Dios mío”. 



04 – Julio - 2013  (Jueves)  Mateo 9. 1-8. 


Después de esto, Jesús subió a una barca, pasó al otro lado del lago y llegó a su propio pueblo. Allí le llevaron un paralítico, acostado en una camilla; y cuando Jesús vio la fe que tenían, le dijo al enfermo:
—Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados.
Algunos maestros de la ley pensaron: “Lo que este ha dicho es una ofensa contra Dios.” Pero como Jesús se dio cuenta de lo que estaban pensando, les preguntó:
—¿Por qué tienen ustedes tan malos pensamientos? ¿Qué es más fácil, decir: ‘Tus pecados quedan perdonados’, o decir: ‘Levántate y anda’? Pues voy a demostrarles que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados.
Entonces le dijo al paralítico:
—Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.
El paralítico se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la gente tuvo miedo y alabó a Dios por haber dado tal poder a los hombres.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Me imagino acostado en esa camilla … sin poder vivir plenamente … ¿qué me impide ser feliz hoy? … ¿cuáles son mis parálisis? … ¿qué me tiene inmovilizado? … ¿algún mal recuerdo? … ¿algo que ha pasado en mi vida? … ¿algo que no puedo vencer? … Escucho a Jesús dándome ánimo … perdonándome mis faltas … liberándome de lo que me ata en mi pasado y en mi presente … El me quiere feliz … libre.  Gracias, Señor.


05 - Julio - 2013  (Viernes) Mateo 9. 9-13.


Jesús se fue de allí y vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado en el lugar donde cobraba los impuestos para Roma. Jesús le dijo:
—Sígueme.
Entonces Mateo se levantó y lo siguió.
Sucedió que Jesús estaba comiendo en la casa, y muchos de los que cobraban impuestos para Roma, y otra gente de mala fama, llegaron y se sentaron también a la mesa junto con Jesús y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos preguntaron a los discípulos:
—¿Cómo es que su maestro come con cobradores de impuestos y pecadores?
Jesús lo oyó y les dijo:
—Los que están buenos y sanos no necesitan médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan el significado de estas palabras: ‘Lo que quiero es que sean compasivos, y no que ofrezcan sacrificios.’ Pues yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jesús me dice a mi también ... – “Sígueme” … ¿Qué siento? … Con mi vida, con mis faltas, con mis problemas, con toda mi existencia y mi historia, me llama ... ¡Sígueme!   … ¿Qué siento? …  (Vuelvo a leer el texto ...)  ¿Me siento identificado(a)?  … No me llama pese a mis faltas, sino que precisamente por ellas es que me llama. ...  El está conmigo y quiere que lo siga …  ¿Qué le respondo? ....


06 -  Julio - 2013  (Sábado) Mateo 9. 14-17.            


Los seguidores de Juan el Bautista se acercaron a Jesús y le preguntaron:
—Nosotros y los fariseos ayunamos mucho, ¿por qué tus discípulos no ayunan?
Jesús les contestó:
—¿Acaso pueden estar tristes los invitados a una boda, mientras el novio está con ellos? Pero llegará el momento en que se lleven al novio; entonces sí ayunarán.
“Nadie arregla un vestido viejo con un remiendo de tela nueva, porque el remiendo nuevo se encoge y rompe el vestido viejo, y el desgarrón se hace mayor. Ni tampoco se echa vino nuevo en cueros viejos, porque los cueros se revientan, y tanto el vino como los cueros se pierden. Por eso hay que echar el vino nuevo en cueros nuevos, para que así se conserven las dos cosas.”
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
El Señor me quiere feliz, en paz y libre ... Quiere que mi vida cambie por completo para lograr esa felicidad. No propone cambios parciales. Es una vida nueva ... ¿qué cambios necesito para ser feliz como El me quiere, de fiesta, con el novio?.   … ¿qué cambios parciales no resultarían? ¿cómo cambiar por completo el traje de mi vida en lugar de tratar inútilmente de parcharlo parcialmente?.  … El Señor quiere habitar en mi, y para eso el recipiente debe ser nuevo ... ¿qué debo cambiar para recibirlo?



07 – Julio - 2013  (Domingo)  Lucas 10. 1-12. 17-20


Después de esto, el Señor escogió también a otros setenta y dos,  y los mandó de dos en dos delante de él, a todos los pueblos y lugares a donde tenía que ir.
Les dijo: 
- “Ciertamente la cosecha es mucha, pero los trabajadores son pocos. Por eso, pidan ustedes al Dueño de la cosecha que mande  trabajadores a recogerla. Vayan ustedes; miren que los envío como corderos en medio de lobos. No lleven dinero ni provisiones ni sandalias; y no se detengan a saludar a nadie en el camino. Cuando entren en una casa, saluden primero, diciendo: ‘Paz  a esta casa.’ Y si allí hay gente de paz, su deseo de paz se cumplirá; pero si no, ustedes nada perderán. Quédense en la misma casa, y coman y beban de lo que ellos tengan, pues  el trabajador tiene derecho a su paga. No anden de casa en casa. Al llegar a un pueblo donde los reciban, coman lo que les sirvan; sanen a los enfermos que haya allí, y díganles: ‘El reino  de Dios ya está cerca de ustedes.’  Pero si llegan a un pueblo y no los reciben, salgan a las calles  diciendo: ‘¡Hasta el polvo de su pueblo, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos como protesta contra ustedes!  Pero sepan esto, que el reino de Dios ya está cerca de ustedes.’ Les digo que en aquel día el castigo para ese pueblo será peor que para la gente de Sodoma.   
Los setenta y dos regresaron muy contentos, diciendo:
—¡Señor, hasta los demonios nos obedecen en tu nombre!
Jesús les dijo:
—Sí, pues yo vi que Satanás caía del cielo como un rayo. Yo les he dado poder a ustedes para caminar sobre serpientes  y alacranes, y para vencer toda la fuerza del enemigo, sin sufrir ningún  daño. Pero no se alegren de que los espíritus los obedezcan, sino de que  sus nombres ya están escritos en el cielo.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Repaso las recomendaciones de Jesús y las aplico a mi vida apostólica. Esta es la forma en que Jesús nos envía a anunciar el Reino. ¿qué me quieren decir cada una de ellas? … ¿cómo las aplico a la forma en que llevo a cabo mi trabajo, mis obras? … 

Comments