sem-2013-07-08


Mientras Jesús les estaba hablando, un jefe de los judíos llegó, se arrodilló ante él y le dijo:
—Mi hija acaba de morir; pero si tú vienes y pones tu mano sobre ella, volverá a la vida.
Jesús se levantó, y acompañado de sus discípulos se fue con él. Entonces una mujer que desde hacía doce años estaba enferma, con derrames de sangre, se acercó a Jesús por detrás y le tocó el borde de la capa. Porque pensaba: “Tan solo con que llegue a tocar su capa, quedaré sana.” Pero Jesús se dio la vuelta, vio a la mujer y le dijo:
—Ánimo, hija, por tu fe has sido sanada.
Y desde aquel mismo momento quedó sana.
Cuando Jesús llegó a casa del jefe de los judíos, y vio que los músicos estaban preparados ya para el entierro y que la gente lloraba a gritos, les dijo:
—Sálganse de aquí, pues la muchacha no está muerta, sino dormida.
La gente se rió de Jesús, pero él los hizo salir; luego entró y tomó de la mano a la muchacha, y ella se levantó. Y por toda aquella región corrió la noticia de lo que había pasado.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Recuerdo aquellos momentos en mi vida en que he sentido que el Señor ha actuado directamente en mi. …  ¿Qué milagros del Señor reconozco en lo secreto de mi existencia?. … Traigo a mi corazón esas situaciones que actualmente parecen imposibles de resolver y se las presento al Señor ... con fe ... Imagino que el Señor me pregunta ¿tienes fe?  ... ¿qué quieres que haga por ti?



9 - Julio -  2013 (Martes)  Mateo 9. 32-38. 


Mientras los ciegos salían, algunas personas trajeron a Jesús un mudo que estaba endemoniado. En cuanto Jesús expulsó al demonio, el mudo comenzó a hablar. La gente, admirada, decía:
—¡Nunca se ha visto en Israel una cosa igual!
Pero los fariseos decían:
—Es el propio jefe de los demonios quien le ha dado a este el poder de expulsarlos.
Jesús recorría todos los pueblos y aldeas, enseñando en las sinagogas de cada lugar. Anunciaba la buena noticia del reino, y curaba toda clase de enfermedades y dolencias. Al ver a la gente, sintió compasión de ellos, porque estaban cansados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Dijo entonces a sus discípulos:
—Ciertamente la cosecha es mucha, pero los trabajadores son pocos. Por eso, pidan ustedes al Dueño de la cosecha que mande trabajadores a recogerla.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Contemplo a aquellas personas que me rodean y que están decaídas, desanimadas, como ovejas sin pastor ... ¿Quiénes son?... ¿Cómo se llaman?  ... ¿Siento compasión por ellos?... ¿qué puedo hacer por ellos? ... El Señor necesita trabajadores para la cosecha. ¿Cómo me puedo preparar para esa misión?



10 – Julio -  2013 (Miércoles)  Mateo 10. 1-7.


Jesús llamó a sus doce discípulos, y les dio autoridad para expulsar a los espíritus impuros y para curar toda clase de enfermedades y dolencias.
Estos son los nombres de los doce apóstoles: primero Simón, llamado también Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y su hermano Juan, hijos de Zebedeo; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el que cobraba impuestos para Roma; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón el cananeo, y Judas Iscariote, que después traicionó a Jesús.
Jesús envió a estos doce con las siguientes instrucciones: “No vayan a las regiones de los paganos ni entren en los pueblos de Samaria; vayan más bien a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Vayan y anuncien que el reino de los cielos se ha acercado
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Imagino mi nombre entre los otros doce ...  Siento que Jesús me manda a misionar ... ¿Qué me pide a mi? ... hoy,  en mi vida ... con todo lo que soy ...  ¿Cómo puedo demostrar que el reinado del Señor está ya aquí? ¿Qué debo hacer para proclamar esa buena noticia?


11 – Julio -  2013 (Jueves)  Mateo 10. 7-15. 


Vayan y anuncien que el reino de los cielos se ha acercado. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los leprosos y expulsen a los demonios. Ustedes recibieron gratis este poder; no cobren tampoco por emplearlo.  “No lleven oro ni plata ni cobre ni provisiones para el camino. No lleven ropa de repuesto ni sandalias ni bastón, pues el trabajador tiene derecho a su alimento.   “Cuando lleguen ustedes a un pueblo o aldea, busquen alguna persona de confianza y quédense en su casa hasta que se vayan de allí. Al entrar en la casa, saluden a los que viven en ella. Si la gente de la casa lo merece, su deseo de paz se cumplirá; pero si no lo merece, ustedes nada perderán. Y si no los reciben ni los quieren oir, salgan de la casa o del pueblo y sacúdanse el polvo de los pies. Les aseguro que en el día del juicio el castigo para ese pueblo será peor que para la gente de la región de Sodoma y Gomorra.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Qué padecimientos puedo aliviar? ¿A quiénes que se sienten morir puedo reanimar? ¿Cuáles son los postergados de la sociedad que puedo rehabilitar? ¿qué demonios puedo expulsar de mis hermanos? ¿Cómo? ... Podemos, ... no necesitamos mayores preparaciones ni provisiones. Sólo sintiéndome enviado ... Adelante ... Vamos


12 - Julio -  2013 (Viernes) Mateo 10. 16-23.


“¡Miren! Yo los envío a ustedes como ovejas en medio de lobos. Sean, pues, astutos como serpientes, aunque también sencillos como palomas. Tengan cuidado, porque los entregarán a las autoridades, los golpearán en las sinagogas y hasta los presentarán ante gobernadores y reyes por causa mía; así podrán dar testimonio de mí delante de ellos y de los paganos. Pero cuando los entreguen a las autoridades, no se preocupen ustedes por lo que han de decir o cómo han de decirlo, porque cuando les llegue el momento de hablar, Dios les dará las palabras. Pues no serán ustedes quienes hablen, sino que el Espíritu de su Padre hablará por ustedes.  “Los hermanos entregarán a la muerte a sus hermanos, y los padres a sus hijos; y los hijos se volverán contra sus padres y los matarán. Todo el mundo los odiará a ustedes por causa mía; pero el que se mantenga firme hasta el fin, se salvará. Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra; pues les aseguro que el Hijo del hombre vendrá antes que ustedes hayan recorrido todas las ciudades de Israel.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Recuerdo aquellos momentos en que por actuar con fe me pude haber metido en problemas. ... ¿Y ahora, en qué debo ser precavido? ... ¿En qué debo ser audaz?... ¿Cómo se refleja esa sencillez de mi acción?...  Elevo una oración pidiendo la acción del Espíritu del Señor  en los momentos difíciles y por aquellos que hoy la están pasando mal por ser consecuentes con sus valores cristianos. ... Por ellos y por nosotros, roguemos al Señor.


13 -  Julio -  2013 (Sábado) Mateo 10, 24-33.            


El discípulo no está por encima de su maestro, ni el sirviente por encima de su patrón.  Ya es mucho si el discípulo llega a ser como su maestro y el sirviente como su patrón. Si al dueño de casa lo han llamado demonio, ¡qué no dirán de los demás de la familia! Pero no les tengan miedo. Nada hay oculto que no llegue a ser descubierto, ni nada secreto que no llegue a saberse.  Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo ustedes a la luz, y lo que les digo en privado, proclámenlo desde las azoteas. No teman a los que sólo pueden matar el cuerpo, pero no el alma; teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno.  ¿Acaso un par de pajaritos no se venden por unos centavos? Pero ni uno de ellos cae en tierra sin que lo permita vuestro Padre.  En cuanto a ustedes, hasta sus cabellos están todos contados.  ¿No valen ustedes más que muchos pajaritos? Por lo tanto no tengan miedo. Al que se ponga de mi parte ante los hombres, yo me pondré de su parte ante mi Padre de los Cielos.  Y al que me niegue ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los Cielos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El Señor me llama a proclamar la buena noticia que Él trajo. A repetir lo que de El he aprendido.... Sin miedo ... Sin temores ... ¿En qué momentos lo he logrado?...¿Qué me puede faltar para atreverme más a extender su mensaje? ... ¿Con qué obras y acciones proclamo el evangelio? ... ¿Qué mas puedo hacer en este sentido?  ... ¿Qué es lo que el Señor me pide realmente al respecto?


14 –  Julio –   2013 (Domingo)  Lucas 10, 25-37                       


Un maestro de la Ley, que quería ponerlo a prueba, se levantó y le dijo: 
- Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna? 
 Jesús le dijo: 
- ¿Qué está escrito en la Escritura? ¿Qué lees en ella? 
 El hombre contestó: 
- Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y amarás a tu prójimo como a ti mismo. 
Jesús le dijo: 
- ¡Excelente respuesta! Haz eso y vivirás. 
 El otro, que quería justificar su pregunta, replicó: 
- ¿Y quién es mi prójimo?
 Jesús empezó a decir: 
- Bajaba un hombre por el camino de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron hasta de sus ropas, lo golpearon y se marcharon dejándolo medio muerto.  Por casualidad bajaba por ese camino un sacerdote; lo vió, tomó el otro lado y siguió.  Lo mismo hizo un levita que llegó a ese lugar: lo vio, tomó el otro lado y pasó de largo.  Un samaritano también pasó por aquel camino y lo vio; pero éste se compadeció de él.  Se acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó; después lo montó sobre el animal que él traía, lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo.  Al día siguiente sacó dos monedas y se las dio al posadero diciéndole: Cuídalo, y si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta. 
Jesús entonces le preguntó: 
- Según tu parecer, ¿cuál de estos tres fue el prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores? 
El maestro de la Ley contestó: 
- El que se mostró compasivo con él. 
Y Jesús le dijo: 
- Vete y haz tú lo mismo..

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Observo mi entorno cercano….  Mi familia,…  mis amigos,  … mis compañeros de comunidad, … de trabajo, … de estudio.     Contemplo sus vidas, … sus anhelos, … sus penas, … sus esperanzas.    Muchos de ellos están heridos como el hombre que iba por el camino.     ¿Cómo actuar tal cual prójimo con ellos?    ¿Por quien comenzar?   ...Le pido a Jesús me ayude a tener un corazón compasivo.

Comments