sem-2013-078-05

05 - Agosto- 2013  (Lunes).  Mateo 14. 13-21.


Cuando Jesús recibió la noticia, se fue de allí él solo, en una barca, a un lugar apartado. Pero la gente lo supo y salió de los pueblos para seguirlo por tierra. Al bajar Jesús de la barca, vio la multitud; sintió compasión de ellos y sanó a los enfermos que llevaban. Como ya se hacía de noche, los discípulos se le acercaron y le dijeron:
—Ya es tarde, y este es un lugar solitario. Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y se compren comida.
Jesús les contestó:
—No es necesario que se vayan; denles ustedes de comer.
Ellos respondieron:
—No tenemos aquí más que cinco panes y dos pescados.
Jesús les dijo:
—Tráiganmelos aquí.
Entonces mandó a la multitud que se sentara sobre la hierba. Luego tomó en sus manos los cinco panes y los dos pescados y, mirando al cielo, pronunció la bendición y partió los panes, los dio a los discípulos y ellos los repartieron entre la gente. Todos comieron hasta quedar satisfechos; recogieron los pedazos sobrantes, y con ellos llenaron doce canastas. Los que comieron fueron unos cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Observo a mi alrededor, … ¿Veo personas que me buscan, que me piden ayuda? … ¿Cómo se nota que siento compasión por ellos? ... ¿De qué tienen hambre? …¿Que acto de solidaridad podría calmar su hambre? ... ¿Que puedo hacer yo, ... en concreto, ... por ellos? 




06 - Agosto - 2013  (Martes)  Mateo 17. 1-9  Transfiguración del Señor


Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a Juan, el hermano de Santiago, y se fue aparte con ellos a un cerro muy alto. Allí, delante de ellos, cambió la apariencia de Jesús. Su cara brillaba como el sol, y su ropa se volvió blanca como la luz. En esto vieron a Moisés y a Elías conversando con Jesús. Pedro le dijo a Jesús:
—Señor, ¡qué bien que estemos aquí! Si quieres, haré tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.
Mientras Pedro estaba hablando, una nube luminosa se posó sobre ellos, y de la nube salió una voz, que dijo: “Este es mi Hijo amado, a quien he elegido: escúchenlo.”
Al oír esto, los discípulos se postraron con la cara en tierra, llenos de miedo. Jesús se acercó a ellos, los tocó y les dijo:
—Levántense; no tengan miedo.
Y cuando miraron, ya no vieron a nadie, sino a Jesús solo.
Mientras bajaban del cerro, Jesús les ordenó:
—No cuenten a nadie esta visión, hasta que el Hijo del hombre haya resucitado.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Contemplo la escena … Jesús radiante … una paz infinita … y en mi corazón replica esa voz del Padre presentándome a su Hijo … ¿qué siento? … ¿no me dan ganas de quedarme allí? … ¿Cómo mantener a Jesús brillando en mi vida? … ¿qué significa para mi “escuchar” a Jesús? … ¿qué significa “seguirlo”? … ¿qué cambios puedo hacer en mi vida para escucharle y seguirle mejor?




07 – Agosto - 2013  (Miércoles)   Mateo 15. 21-28


 Jesús se dirigió de allí a la región de Tiro y Sidón. Y una mujer cananea, de aquella región, se le acercó, gritando:  
—¡Señor, Hijo de David, ten compasión de mí! ¡Mi hija tiene un demonio que la hace sufrir mucho!
Jesús no le contestó nada. Entonces sus discípulos se acercaron a él y le rogaron:
—Dile a esa mujer que se vaya, porque viene gritando detrás de nosotros.
Jesús dijo:  
—Dios me ha enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel.
Pero la mujer fue a arrodillarse delante de él, diciendo:  
—¡Señor, ayúdame!
Jesús le contestó: 
 —No está bien quitarles el pan a los hijos y dárselo a los perros.
Ella le dijo:  
—Sí, Señor; pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos.
Entonces le dijo Jesús:  
—¡Mujer, qué grande es tu fe! Hágase como quieres.
Y desde ese mismo momento su hija quedó sana.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Me ha ocurrido? ... Recuerdo cuando con mucha humildad le he pedido a Jesús por algún  ser querido ... ¿Por quien? ... ¿Que pedí? … Lo importante es pedir con fe, tomando conciencia con humildad que no siempre la voluntad de Dios es lo que yo quiero. 


 

08 - Agosto- 2013  (Jueves)  Mateo. 16. 13-23.


Cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos:
—¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?
Ellos contestaron:
—Algunos dicen que Juan el Bautista; otros dicen que Elías, y otros dicen que Jeremías o algún otro profeta.
—Y ustedes, ¿quién dicen que soy? —les preguntó.
Simón Pedro le respondió:
—Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente.
Entonces Jesús le dijo:
—Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, porque esto no lo conociste por medios humanos, sino porque te lo reveló mi Padre que está en el cielo. Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra voy a construir mi iglesia; y ni siquiera el poder de la muerte podrá vencerla. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que tú ates aquí en la tierra, también quedará atado en el cielo, y lo que tú desates aquí en la tierra, también quedará desatado en el cielo.
Luego Jesús ordenó a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.
A partir de entonces Jesús comenzó a explicar a sus discípulos que él tendría que ir a Jerusalén, y que los ancianos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley lo harían sufrir mucho. Les dijo que lo iban a matar, pero que al tercer día resucitaría. Entonces Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo:
—¡Dios no lo quiera, Señor! ¡Esto no te puede pasar!
Pero Jesús se volvió y le dijo a Pedro:
—¡Apártate de mí, Satanás, pues eres un tropiezo para mí! Tú no ves las cosas como las ve Dios, sino como las ven los hombres.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jesús me pregunta ahora a mí ... ¿Quien dice la gente que soy yo?  ... hoy, en mi país, ... en  mi círculo de amigos? …  ¿Quién es Jesús para ellos? ... ¿Quién es Jesús para mi familia?. … Finalmente me pregunta ... ¿y quien soy Yo para ti? ... ¿Qué le respondo? … ¿Quién es Jesús para mi? … Lo respondo personalmente, desde mi corazón, desde mi mente, no repitiendo algo que aprendí en la catequesis, sino lo que yo  he experimentado en mi vida de fe.



09 – Agosto - 2013  (Viernes)  Mateo 16. 24-28.


Luego Jesús dijo a sus discípulos:
—Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía, la encontrará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? ¿O cuánto podrá pagar el hombre por su vida? Porque el Hijo del hombre va a venir con la gloria de su Padre y con sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a lo que haya hecho. Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán hasta que vean al Hijo del hombre venir a reinar.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿qué podrá significar en mi vida perder la vida por causa de Jesús? … ¿A qué renunciar por la felicidad de otro? … Tres preguntas básicas:  ¿qué he hecho por quienes sufren en sus cruces? … ¿qué estoy haciendo por mis hermanos más necesitados? … ¿Qué podré hacer por esos Cristos actuales que esperan algo de mi?  … converso con Jesús crucificado lo que siento ante estas tres preguntas



  10 -  Agosto - 2013  (Sábado) Mateo 17. 14-20.           


Cuando llegaron a donde estaba la gente, se acercó un hombre a Jesús, y arrodillándose delante de él le dijo:
  —Señor, ten compasión de mi hijo, porque le dan ataques y sufre terriblemente; muchas veces cae en el fuego o en el agua.   Aquí se lo traje a tus discípulos, pero no han podido sanarlo.
Jesús contestó:
—¡Oh gente sin fe y perversa! ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Traigan acá al muchacho.
Entonces Jesús reprendió al demonio y lo hizo salir del muchacho, que quedó sano desde aquel momento.
Después los discípulos hablaron aparte con Jesús, y le preguntaron:
—¿Por qué no pudimos nosotros expulsar el demonio?
Jesús les dijo:
—Porque ustedes tienen muy poca fe. Les aseguro que si tuvieran fe, aunque solo fuera del tamaño de una semilla de mostaza, le dirían a este cerro: ‘Quítate de aquí y vete a otro lugar’, y el cerro se quitaría. Nada les sería imposible.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Y mi fe, como anda? ¿soy capaz de cambiarle la vida a las personas que me rodean? ... ¿es mi fe suficiente como para que a los que están en estado lastimoso pueda yo  sanar? … Pienso en los pobres que me rodean, contemplo su estado ... ¿qué le falta a mi fe para curarlos de sus desdichas?. ... ¿Podré hacerlo yo? ... ¿cómo? ...Le pido al Señor que aumente mi fe.


 

11 –  Agosto –  2013  (Domingo)  Lucas 12, 32-48.                       

   
Jesús dijo a sus discípulos:
 «No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino. 
 Vendan sus bienes y denlos como limosna. Háganse bolsas que no se desgasten y acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no se acerca el ladrón ni destruye la polilla. Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón. 
 Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta. 
 ¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlos. 
 ¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!
 Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. 
 Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada.» 
 Pedro preguntó entonces: «Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?» 
 El Señor le dijo: «¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno? ¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentra ocupado en este trabajo! Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes. Pero si este servidor piensa: "Mi señor tardará en llegar", y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse, su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles. 
 El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo. Pero aquel que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. 
 Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más.»
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Reviso mi presente, mi vida hoy … ¿estoy preparado(a)? … Si me llaman hoy … ¿tengo mi vida en orden? … ¿qué falta para estar preparado(a)? Le pido ayuda al Señor para darle prioridad a estar verdaderamente preparado para ese encuentro con Jesús.  A que mi vida sea consistente con lo que me pide el Señor como estilo de vida y que sea respuesta a tanto bien recibido.

Comments